Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4(3) - Capitulo 6

Volumen 4(3)

Capitulo 6

Después de salir del sótano del restaurante, Camilla fue acompañada por Alois mientras se dirigían a la florería.

Klaus y Nicole, mientras tanto, seguían ocupados en el sótano. Klaus estaba ocupado instruyendo personalmente a Víctor y a los demás, mientras que Nicole se quedaba con él porque Klaus quería usarla.

Aparentemente, Klaus estaba decidido a hacer cantar a Nicole. Nicole era una típica habitante de Mohnton y al principio dudaba en involucrarse con este nuevo vicio repentino, pero últimamente, ella parece haber sido arrastrada por el ritmo de Klaus e incluso parece que se llevan un poco mejor.

Por eso, por primera vez en mucho tiempo, estaba sola con Alois.

Como siempre, podía escuchar los débiles ecos de ese detestable himno en el aire.

No había muchas otras personas caminando por los caminos cubiertos de nieve. Mientras caminaba junto a Alois, Camilla se sintió incómoda, dejando un rastro de huellas en la nieve.

Blume era una ciudad famosa por sus flores y perfumes. Sin embargo, como las flores sólo se consideraban realmente como un ingrediente, su principal exportación era el perfume. No había muchas tiendas dedicadas específicamente a la industria de las flores, y entre ellas sólo había un puñado que Klaus señaló como posibles colaboradores para el festival.

En primer lugar, no era una opinión poco común en esta tierra que las flores, al ser tan vívidas y llamativas, fueran en sí mismas una forma de 'vicio'. Aunque la gente toleraba las flores que crecían en los parterres y en los árboles como artículos de la naturaleza, había quienes desaprobaban que las florerías exhibieran ramos y coronas en los escaparates de sus tiendas.

Por supuesto, es evidente que el perfume se considera un artículo de lujo, pero el perfume producido en Blume no se vende normalmente allí. La gran mayoría se exporta fuera del territorio, siendo un secreto a voces que en el propio Mohnton los productos sólo son utilizados por un grupo de nobles de alto rango y ricos comerciantes.

El punto es que no se vendían mucho en el ámbito público.

Todavía quedaban algunos caminos por recorrer antes de que llegaran a la florería.

Mientras caminaban uno al lado del otro, no parecía que Alois iba a decir nada, ya que el silencio persistía entre ellos.

Pensando en ello, era probablemente la primera vez que estaba sola con Alois desde que estuvieron en el invernadero. Era muy consciente de que el lado lastimoso de sí misma que le mostró a Alois aún debe estar fresco en su mente.

Después de todo, Alois se había declarado a Camilla. ¿Cómo podría simplemente olvidar que la mujer que quería pensar en comprometerse con él estaba llorando a mares sobre otro hombre? De hecho, Alois a menudo le había hecho compañía a Camilla cuando tenía algo que desahogar.

Camilla pensó que debía responder sinceramente a la amabilidad de Alois.

"...Lord Alois."

"¿Sí?"

Alois respondió inmediatamente cuando Camilla le llamó torpemente. Aunque, al ver lo dura que estaba la cara de Camilla al mirarlo, Alois parecía un poco confundido.

"¿Pasa algo malo?"

"Ah, bueno, ¿sabe? Pensé que debería agradecerle por lo del otro día. Le mostré algo desagradable después de todo…"

"Ah, ni lo menciones."

Con esa respuesta, la mirada de Alois se desvió. Era como si estuviera mirando la ciudad cubierta de nieve en busca de inspiración para saber qué decir a continuación.

"Yo amaba al príncipe Julián".

"Sí. Lo sé."

"Y a la idea de casarme con usted, Lord Alois, me opuse desde el principio. ¿Por qué debería vivir lejos de Su Alteza? Ese era el tipo de cosas que estaba pensando".

"...lo sé."

La voz de Alois que respondía a la de Camilla sonaba antinatural, sin revelar ninguna emoción.

Siempre había quedado claro en su actitud. Al principio, Camilla se negó a casarse con Alois. Aunque su apariencia jugó un papel importante, también existía la aprensión de casarse con alguien que no fuera el príncipe Julián.

 

"Todo lo que quería hacer era forzarlos a arrepentirse. No sólo Su Alteza, sino todos los que me exiliaron. Con ese fin, tenía la intención de usarle, Lord Alois. Así que.... tengo que disculparme por eso."

"...pensé que podría haber sido algo así."

La voz de Alois estaba en silencio mientras suspiraba. Luego, mirando a Camilla, Alois sonrió como para tranquilizarla.

"¿Por eso querías que perdiera peso? De alguna manera, tenía un presentimiento."

"¿No me detesta por eso?"

Mientras Camilla preguntaba eso, con una nota de inquietud en su voz, Alois agitó tranquilamente la cabeza.

"No es de extrañar que pienses así después de todo lo que pasó, Camilla. Además, es una historia diferente ahora que nos hemos conocido, ¿no es así?"

Con esas amables palabras, la boca de Camilla se sintió como si se hubiese enredado en un nudo. Alois no estaba enfadado, sólo había una ligera tristeza en sus ojos.

Ahora.... Sólo ¿qué pensó? Camilla se preguntó a sí misma.

Incluso ahora, el deseo de Camilla de que Alois perdiera peso no había cambiado.

A pesar de estar mucho más delgado que antes, aún tenía sobrepeso. Su piel rojiza y llena de granos había mejorado considerablemente desde que se aplicó los ungüentos y la crema que obtuvo en Einst. Ella estaba preocupada de que él tuviera continuos repuntes a través de los brotes de granos, pero sorprendentemente todo iba bien. La comida que se le servía seguía siendo horriblemente sazonada, pero por lo menos Alois sólo comía una cantidad razonable de comidas en estos días.

Quería acabar con ese horrible salado y azucarado que arruinaba todas las comidas para que él pudiera volver a disfrutar de una comida verdaderamente deliciosa. Ella quería moldear ese exceso de carne de él en músculo. Quería terminar de limpiar su piel. Ella quería que él usara ropa que estuviera un poco más a la moda.

Eso es lo que ella pensaba.... ¿Pero para quién era todo ese esfuerzo?

"Lord Alois, tengo una cosa más por la que tengo que disculparme."

La voz de Camilla salió mucho más suave de lo que ella pretendía.

"Esta charla sobre nuestro compromiso. Le agradecería que esperara mi respuesta un momento".

Mientras decía eso, la sensación de culpa le picó el corazón cuando miró a Alois, su cara de nuevo pálida. Esa cara suya que la miraba a ella parecía preocupada, su frente ligeramente arrugada.

"En primavera.... Su Alteza se casará. Hasta entonces, reflexionaré sobre ello adecuadamente. Sobre mí y lo que quiero hacer en el futuro".

"Sí."

La pizca de frustración no abandonó la cara de Alois mientras hacía una mueca. Usando ese autocontrol que siempre ejercía sobre sí mismo, no quería dejar que sus sentimientos se manifestaran en su cara.

"Te esperaré todo el tiempo que sea necesario. Si te satisface, Camilla, entonces por favor tómate todo el tiempo que necesites para pensarlo. Eso me haría feliz a mí también".

Esas palabras sonaron huecas en los oídos de Camilla.

No había un solo indicio de indignación justificada en su voz. ¿Por qué le parecía tan bien que Camila retrasara egoístamente su respuesta, teniendo en cuenta lo egoísta que había sido hasta ahora?

Quería estar agradecida.... Pero fue sofocante. Mientras se sentía abrumada por las palabras de Alois, Camilla sintió una sensación de deja-vu.

Últimamente, cuando miraba a Klaus, había pensado que era similar a Alois. Esta fue la razón.

- Se exceden por el bien de los demás.

Klaus había intentado poner a Franz por encima de sí mismo. En cuanto a Alois, tal vez, puso a todos por encima de sí mismo. Era como si no se considerara importante en absoluto.

Por el bien de los demás, aguantó. Por el bien de los demás, se sacrificó. Es por eso que cuando sentía que sus pensamientos egoístas o sentimientos de insatisfacción podían agobiar a los demás, no los expresaba.

Esa fue la impresión que tuvo.

"Mu", Camilla se mordió el labio. Sus manos se convirtieron en puños.

Entonces, ella miró a la cara de Alois, que ocultaba sus sentimientos como una máscara.

"¡Ya veo entonces!"

Alois parecía desconcertado por el repentino grito de Camilla. "¿Qué pasa?", quería decir.

"Este es el final de mis disculpas. ¡De ahora en adelante, hablemos de otras cosas!"

Camilla lo dijo con voz fuerte mientras aplaudía junto al confundido Alois.

"Lord Alois, los festivales son muy divertidos."

"¿O....kay...?"

"Así que, ¡hagámoslo un éxito! ¡Lord Alois, haré que lo goce al máximo!"

Alois parpadeó. No tenía ni idea de lo que Camilla estaba tramando de repente.

" ¡Verán después de experimentarlo lo divertido que es, para que puedan hacer algo por su propio bien por una vez!"

Pasando por delante de Alois, ella le señaló con el dedo. Mientras lo hacía, Alois la miró, estupefacto.

Camilla era una persona egoísta. Como había estado tratando de usar a Alois para sus propios fines, ahora se sentía culpable cada vez que estaban cerca. Sin embargo, todo lo que tenía que hacer era disculparse por sus errores y aceptar fácilmente su buena voluntad, ya que él la perdonó. Sin embargo, ella podría forzar la buena voluntad en él también.

Se enojó rápidamente. Rápidamente cayó en una depresión. Ella hizo lo mismo una y otra vez sin aprender su lección.

Incluso si se mete en peleas, se ve empujada y cae en depresión, no podría cambiar tan fácilmente.

Camilla era egoísta.

Y así, pudo decirle a Alois lo que deseaba.

"Camilla..."

Alois sonrió como si ella lo hubiera puesto en una situación difícil. Camilla no conocía la verdadera intención de esa sonrisa, pero para ella, era como si estuviera mirando directamente hacia ella.

Pero, por alguna razón, no podía apartar la vista.

"Realmente eres como el primer rayo de sol de la primavera. La luz del sol que derrite la nieve".

"...Eh?"

Mientras Alois hablaba el tipo de palabras que ella nunca esperó escuchar de su boca, Camilla se quedó perpleja.

"Eres brillante y fuerte. Para mí, tú eres el motivo por el que haría cualquier cosa".

Camilla sintió como se le cerraba la garganta.

"Gugugu..." Camilla no podía enfrentarse a Alois porque ahogaba los sonidos que salían de su boca. Inadvertidamente, ella se le adelantó apresuradamente.

"¿Dónde aprendió palabras como ésa?"

Era como una frase para ligar ensayada. A pesar de que Klaus solía decir cosas así, normalmente lo decía como si fuera una broma, por lo que era injusto que Alois lo dijera con esa cara tan seria.

"¿Lo odiaba?"

Mientras Camilla avanzaba con sus pasos rápidos, Alois la siguió con pasos largos.

Camilla no le contestó con obstinación mientras miraba fijamente hacia adelante.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

No hay referencias

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Artemisa activado :

Ajajajajajajaj a ver que risa con Camila quien no caería con Alois, me encanta esto del festival lo espero con ansias muajajaj, gracias por su tiempo y dedicación me encanta está historia totalmente romántica

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options