Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4(3) - Capitulo 9

Volumen 4(3)

Capitulo 9

"¿Has visto a Lord Alois?"

No importaba a quién le preguntara Camilla, no parecía que nadie pudiera darle una respuesta a esa pregunta.

En la plaza principal de Blume, los preparativos del festival mantenían a todo el mundo ocupado esa mañana.

Mientras el grupo de Víctor tenía su práctica final en el escenario en el que iban a actuar, estaban haciendo una discusión de último minuto sobre esta u otra nota.

En un rincón más tranquilo de la plaza, se había montado una carpa como vestuario y almacén. En el interior, Mia estaba haciendo algunos ajustes finales a los trajes de la banda. Nicole estaba ocupada ayudando, así que no estaba al lado de Camilla.

Klaus estaba instruyendo a la mano de obra en la plaza. Con las gradas necesitando ser montadas al mediodía, los jóvenes estaban ocupados corriendo de un lado a otro llevando madera y otros suministros.

A lo largo del bulevar principal, Günter orquestaba los puestos de comida que iban subiendo uno tras otro.

Entre toda esta gente ocupada, no podía ver ni oír a Alois.

Pensando que tal vez estaba ocupado organizando los preparativos en algún lugar, Camilla preguntó a todo tipo de personas, pero ninguna de ellas había visto a Alois. Definitivamente él había estado con ellos cuando comenzaron los preparativos para el festival esa mañana, pero una vez que las cosas comenzaron a ponerse ocupadas fue como si se hubiera fundido entre la multitud.

- Pensé que hubiera sido bueno que hiciera algunas guirnaldas conmigo.

Incluso después de usar muchas de ellas como decoración para el festival, todavía quedaba una gran cantidad de flores que sobraban de las entregas que los floristas habían hecho. Le había parecido aburrido hacerlas sola en la tienda de campaña, por lo que esperaba que quizás él la ayudase y por eso salio a buscarle, pero ese deseo había caído en saco roto.

- Me pregunto qué está haciendo.

Mientras Camilla pensaba con preocupación en el paradero de Alois, volvió a la tienda con desánimo. Si sólo estaba haciendo un recado, hacía mucho tiempo que se había ido, es más, nadie lo había visto en absoluto.

Dicho esto, Alois no era exactamente el tipo de persona que tendría que desaparecer de esta manera. Si iba a algún lugar debería, por supuesto, habérselo dicho, sin mencionar el llevar a una o dos personas como escoltas.

Estaba fuera de su carácter el escabullirse de esta manera. ¿Tuvo un accidente? O tal vez él…

- Algo se siente mal.

¿Debería pedirle a Klaus que le ayude a buscar? No... En vez de eso, ¿debería echar otro vistazo por la zona? ¿Quizás él ha estado cerca todo este tiempo y no se han visto por pura mala suerte? Pero…

Dentro de la carpa, Mia y Nicole trabajaban duro para limar cualquier arruga en los trajes de la banda.

La ansiedad de Camilla, que hizo que sus cejas se unieran en la preocupación, fue ahogada por una repentina explosión que sonó en dirección a la calle principal.


Tan pronto como escuchó el estruendo, Camilla salió corriendo de la tienda. Mia y Nicole también salieron de la tienda, totalmente desconcertadas por el repentino ruido.

La gente que estaba trabajando en la plaza tuvo una reacción similar. Justo cuando Camilla había saltado de la carpa, Víctor y los demás habían bajado sus instrumentos y se bajaron del escenario para ver lo que estaba pasando al mismo tiempo. Ese tipo de voces comenzaron a zumbar por la plaza.

Mirando más allá, pudo ver que la gente también se veía sorprendida en la calle principal. Afortunadamente, no parecía que hubiera habido lesiones o daños en los puestos. Pero todos los que se acercaban tenían una mirada de confusión en sus rostros, preguntándose cuál había sido la fuente de ese ruido.

"¡Ayuda! ¡Es una emergencia!"

Sobre la callada y confusa multitud de gente, sonó un único y agudo grito.

Camilla conocía esa voz, la que resonaba con fuerza entre la multitud. Al oírla, Camilla se sorprendió al ver que esa persona corría hacia la plaza desde la dirección de la calle principal.

¿"Verrat"?

De repente, al pensar en ello, cuando miró a la banda cerca del escenario, Verrat definitivamente no estaba entre ellos. ¿No se había dado cuenta en absoluto porque estaba muy preocupada por Alois?

¿Por qué se había ido sola de la plaza? Era una pregunta obvia, pero fue ahogada por el grito de Verrat.

"¡Hubo una explosión en el callejón trasero! ¡Muchos materiales se quemaron y algunas personas resultaron heridas! ¡Todos, por favor, tenemos que ayudarles!"

Justo al lado de la calle principal, había un callejón que llevaba a un terreno baldío. Debido a que no se utilizaba y a que estaba cerca de la calle principal, lo habían estado usando para almacenar todo tipo de cosas necesarias para el festival que no cabían en la carpa, como la madera para los puestos, varios pernos de tela y manojos de flores y utensilios de cocina.

"¡Tenemos que evitar que alguien más salga herido! ¡Rápido, tenemos que asegurarnos de que todos salgan de la calle principal por ahora!"

Camilla no se perdió mientras escuchaba la desesperada súplica de Verrat. Siendo la primera persona en salir corriendo de la plaza, comenzó a ir tan rápido como pudo por la calle principal.

Víctor, Klaus y los demás vinieron justo después de ella.

- ¡No dejaré que arruinen esto!

¿Cuál fue la causa de la explosión? Accidente o incidente, ahora mismo no le importaba a Camilla.

- ¡Porque voy a hacer que esto sea un éxito!

Por el bien de Camilla... y también por el de Alois.

Aprovechando esa condena, Camilla corrió por la calle.



Llegaron al terreno baldío con la mitad de la mano de obra del festival... Para descubrir no gran cosa de nada.

De hecho, había habido una explosión. Algunos de los tableros de madera más delgados se habían partido por la mitad. Algunas de las flores y el equipo de cocina también se habían esparcido.

En el suelo, en el centro de la aparente explosión, había un poco de tierra ennegrecida. Después de mirar un poco el suelo, Nicole le dijo a Camilla que parecía una descarga accidental de poder mágico.

"Podrían haber sufrido un accidente de manastone... Pero eso no puede ser correcto. No es algo que pueda suceder a menos que se haya hecho intencionadamente".

"¿Intencionalmente?"

"Sí. La magia en los manastones es mucho más estable que en las personas, pero si su magia se vierte en él desde una fuente externa, no será capaz de mantener su forma... Umm... No sé por qué alguien querría hacerlo, pero supongo que sería posible que cualquiera lo hiciera".

Cada humano poseía al menos un mínimo de poder mágico. Incluso si algunas personas tuvieran una magia más fuerte o más débil que otras, cada persona sería capaz de dejarla fluir a través de ellos hasta cierto punto.

Es más, el poder mágico de uno podría ser compensado a través del uso de manastones. Para transferir la energía de un manastón, había un factor de empuje y atracción, en el que la energía es extraída del manastón hacia el cuerpo de la persona. Cualquiera podría causar una explosión accidental de esta manera.

Por supuesto, esta era una manera horriblemente ineficiente de usar los manastones, que eran un recurso muy caro. Era mucho más fácil dejar los trabajos que requerían magia a personas que naturalmente tenían grandes cantidades de poder mágico, en vez de usar valiosos manastones a riesgo de causar un accidente.

Escuchando la explicación de Nicole, Camilla frunció el ceño. En pocas palabras... Si se trata de una "descarga accidental" deliberada, significa que hay un culpable.

- ¿Quién?

Mientras Camilla pensaba, Klaus ya había llegado a una conclusión. Sus ojos se entrecerraron como si estuviera a punto de reírse, pero no hubo ni un indicio de sonrisa en sus labios cuando se volvió hacia la gente reunida detrás de ellos.

"¿Dónde está Verrat?"

Todo el mundo parecía sorprendido por sus repentinas y agudas palabras. Pero, mientras miraban a su alrededor con prisa, no podían ver a Verrat en absoluto.

"Oh, ya veo... Así que ella se encargó de traernos aquí, ¿eh?"

Klaus frunció el ceño, mirando hacia atrás al ennegrecido punto en el suelo. Víctor y los demás sintieron como sus caras se volvían pálidas. Sus caras llenas de preocupación, miraron hacia la calle principal.

- Tenemos que volver.

Justo cuando Camilla pensaba eso, otra vez hubo otro fuerte estallido de ruido. Esta vez, fue desde la dirección de la plaza... Un estallido de violentos gritos y chillidos.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

No hay referencias

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Artemisa activado :

Como así ella los traicionó? Gracias por continuar

Alejandra activado :

Necesito el siguiente capítulo :"v
(Gracias por las traducciones, amo esta novela)

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options