Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 9

Volumen 1

Capitulo 9

Cuando entró por la puerta, las tres sirvientas que estaban charlando alegremente se volvieron y abrieron los ojos de par en par al observar Camilla. Era como si la conversación que estaban teniendo hasta ese momento no hubiera tenido lugar en absoluto, la habitación se había quedado tan tranquila. Ni siquiera se les oía respirar.

"Preparen mi ropa para salir y actúen como mis guías. ¿Saben a qué hora regresa Lord Alois? Deberíamos volver antes de que él lo haga".

Las tres criadas se miraron entre sí. Camilla se sentía cada vez más molesta por lo asustadas que parecían. No tuvieron ningún problema en decir lo que quisieran hace un momento, así que ¿por qué de repente se quedan calladas delante de la persona en cuestión?

"U-Umm.... ¿Quiere decir las tres?"

Después de un silencio, preguntó una de las criadas con voz temblorosa. No miró a Camilla, solo a las otras criadas. Ella estaba constantemente parpadeando y cambiando de lugar.

"¿Hay algún problema?"

Cada vez que Camilla decía algo, el silencio asfixiaba la habitación. Las tres doncellas se miraban entre sí en silencio, y luego la misma doncella que hablaba antes abrió la boca primero. No era la pequeña criada a la que Camilla había llamado antes. Era la criada delgada y ligeramente alta, que parecía ser la mayor del grupo.

"Umm, bueno, estamos haciendo otro trabajo ahora…"

¿Verdad? Le dio un codazo en el hombro a la sirvienta que estaba a su lado, quien asintió apresuradamente.

"Así es, hay muchas cosas que tenemos que hacer antes de que el Maestro regrese."

"Lo siento mucho, pero tendrá que encontrar a otra persona..."

"¿Están trabajando ahora mismo?"

Camilla suspiró, exasperada. Mentiras descaradas. ¿Se acordaron siquiera de lo que habían estado diciendo hasta que ella entró?

"Me pregunto por qué vendrías a la sala de descanso para trabajar, es lo que más me gustaría preguntarte!"

Camilla dirigió su mirada hacia la pequeña criada, que intentaba esconderse detrás de la espalda de su amiga mayor. Una chica bajita, con el pelo castaño como una nuez. Tan pronto como Camilla captó sus ojos, comenzó a temblar.

“…….. ¿Se refiere a mí?"

 

Ella tembló terriblemente cuando le preguntó eso como si fuera un animal pequeño. Además, su corta estatura, sus rasgos infantiles y sus ojos negros no hacen más que realzar esa imagen.

"Después de negarse a ayudarme, aquí estás en un lugar como este. ¿Realmente odias tanto la idea de caminar conmigo?"

"N-No.... Umm...."

"Solo estaba tomando un pequeño descanso antes de ir a su próximo trabajo. ¿No es cierto?"

Una de las otras sirvientas intervino para protegerla mientras ella empezaba a vacilar. No fue era la criada mayor. La otra criada era un poco regordeta, pero tenía una cara encantadora.

"Así que, ya es hora de ir a nuestro próximo trabajo, ¿de acuerdo? Lo sentimos mucho, Seño… Lady Camilla, pero tenemos que irnos. Porque estamos muy ocupadas, nos excusaremos ahora."

Cuando la criada regordeta dijo eso, guiñó el ojo a las otras dos. "Por favor, discúlpenos", dijeron las otras dos, inclinándose mientras se dirigían hacia la puerta.

"Deténganse ahí mismo."

Las tres no escucharon la orden de Camilla y salieron de la habitación tan rápido como pudieron. Tenían la intención de huir así como así.

Pero no se dieron cuenta de que Camilla seguía caminando tras ellas.

Mientras seguían caminando, sin darse cuenta, las dos criadas mayores trataron de animar a la más joven que había entre ellas.

"Oye, ¿estás bien?"

"Es horrible, nos estaba espiando. Tan despreciable..."

"Es una mujer horrible, como decían los rumores. No te preocupes, no hiciste nada malo".

"Honestamente, probablemente la habrías pasado peor si no la hubieras rechazado."

Caminando entre las otras dos sirvientas que la consolaban, la chica más baja no dijo nada.

----Todavía puedo oír todo lo que dicen.

¿Creen que van a escapar así? Camilla lo pensó para sí misma.

Las criadas estaban a punto de doblar la esquina. Justo antes de que se perdieran de vista, Camilla levantó la voz.

"¡Alto ahí mismo!"

Estaban en lo profundo de la finca, con todo tipo de ajetreo y bullicio. La repentina escena de las tres sirvientas atrajo los ojos de muchos sirvientes que iban y venían. Mientras la gente se reunía, la voz de Camilla cortó el aire como un cuchillo.

"¡No les di mi permiso para irse! ¡Detenganse de una vez!"

Las tres doncellas se detuvieron y se dieron la vuelta para mirar a Camilla. Acercándose, las tres intercambiaron miradas de miedo.

Mientras se amontonaban, Camilla se acercó a ellas con paso furioso. Camilla no era una chica especialmente alta, pero cuando se puso en contraste con esas sirvientas temblorosas, esa atmósfera intimidante la hizo parecer la persona más grande de la habitación.

"¿A quién llamas horrible? ¿No son ustedes las que hablan mal de mí a mis espaldas, como si no las oyera?"

"N-No, no queríamos decir eso..."

La criada mayor habló primero. La gordita no podía hablar por lo repentino de la situación, mientras que la más pequeña de ellas simplemente miraba sus pies, temblando los hombros.

"Entonces, ¿a qué te referías exactamente? ¿Y no escuchaste lo que estaba diciendo antes? ¿Tienes alguna excusa para faltar al trabajo?"

"Eso es...."

"¿Tienes algo que decir en tu defensa? Por supuesto, ¡hazlo!"

Mientras Camilla los miraba con una mirada estruendosa, las sirvientas se callaron. La criada mayor miró al creciente grupo de personas que la observaban, mientras que la criada regordeta hacía todo lo posible por no mirar a Camilla. Esa actitud, como si estuvieran esperando a que pasara la tormenta, no hizo más que indignar a Camilla.

"¿Por qué de repente se quedan tan calladas? ¿No tienen nada que decir? ¿¡Se olvidaron de repente de cómo hablar!?"

Está furiosa. Totalmente enfurecida con estas tres que de repente están tan calladas. Todo lo que tenían que hacer era decir algo para calmar a Camilla.

"¡Digan algo! Si no lo hacen, no dudaré en contárselo a Lord Alois. ¡¡Estarán fuera de aqui!!!"

"............no"

Un pequeño susurro fue casi ahogado por los gritos de Camilla.

Era la pequeña doncella la que hablaba con una voz tan baja. ¿Dónde estaban las dos criadas que se suponía que la protegerían? Miró a su alrededor con ansiedad, abrazando sus hombros con sus manos.

"No..."

Su pequeña voz tembló.

"Si todo lo que vas a decir es 'no lo hagas', no puedo entenderte". Si tienes algo que decir, ¿por qué no lo dices?"

Mientras Camilla hablaba bruscamente, la sirvienta levantó la cara de temor. Esa cara como la de un animalito parecía aterrorizada, sus ojos rojos por las lágrimas.

Abrió la boca para decir algo, pero las palabras se le atascaron como un nudo en la garganta. Respiró dos o tres veces mientras intentaba hablar, pero nunca salió ninguna palabra, las lágrimas en sus ojos brotaban más y más.

Empezaron a correr por su cara. Volvió la cara hacia el suelo, intentando ocultar sus lágrimas.

"¿Estás bien?"

"¿Estás bien?"

Las dos criadas trataron de consolarla. Hablaron en voz baja y calmaron a la sollozante criada. Entonces, los susurros comenzaron a moverse a su alrededor.

Y pensar que le gritarían así. Se pasó de la raya. Esa pobrecita...

------¡Liselotte!

Su sangre hirvió cuando vio rojo. Era el día del baile. Camilla había hecho llorar a Liselotte. Su hermoso cabello castaño atado en una trenza, en el momento en que la joben se había desplomado en el suelo, llorando mientras miraba el suelo. Como incontables ojos en ese salón de baile habían visto la escena, fue solo Camilla quien lo notó....

De una manera que solo Camilla podía ver, Liselotte había enroscado su boca en una sonrisa.

"- No creas que puedes comprar mi simpatía por esa exhibición, las lágrimas son algo barato."

No es Liselotte delante de ella ahora.

A diferencia de ella, este no es un oponente que pueda resistir el poder de la furia de Camilla. Ella no era esa chica, que era tan decidida, flexible e inflexible en sus metas.

Esta vez, solo está en contra de una criada. No importa lo pequeña y astuta que sea, una chica con una mente débil como esta no puede decir nada cuando se enfrenta a una persona como ella. No había ningún motivo oculto en sus lágrimas, simplemente estaba sollozando por el verdadero miedo a Camilla.

Aunque Camilla lo supiera, no se calmaron los sentimientos que había en su corazón.

"Si quieres llorar, llora. Pero, no esperes que simplemente me dé la vuelta y te perdone con eso!"

La multitud miró a Camilla. Entonces, empezó a oír una voz cerca de la parte de atrás. Era uno de los sirvientes mayores, atraído por toda la conmoción. Pero aun así, Camilla no se detuvo, dando un paso más hacia la criada.

Las doncellas querían retirarse, pero estaban congeladas en el lugar. Camilla siguió avanzando sin prestarle atención, incluso cuando el sirviente mayor intentó meterse entre ellos.

"Tú...."

¡Por favor, cálmese! Alguien dijo, deteniendo el brazo a Camilla. Ese sirviente se había interpuesto entre ella y las criadas para protegerlas.

"Ustedes tres, ¿no pueden disculparse ni una sola vez?"

"¡Por favor, cálmese, Lady Camilla!"

Las palabras de Camilla, gritadas con pasión, fueron, a su vez, ahogadas por el grito del sirviente. "Por favor, cálmese", dijo de nuevo la sirvienta mientras apartaban a Camilla de las criadas, a las que parecía amenazar con agarrar en cualquier momento, como si fueran las únicas palabras que conocía.

Cuando Camilla fue retenida por ese sirviente, las sirvientas desaparecieron rápidamente entre la multitud.

La rabia de Camilla aún no se había apagado y mientras veía desaparecer a las criadas, todos los sirvientes que la rodeaban la miraban con miradas sospechosas.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 10

Show preview
Volumen 1 Capitulo 10 Camilla fue educadamente, pero con firmeza, llevada de vuelta a su habitación. "Por favor, mantenga la calma hasta que el Maestro regrese." Aunque dijeron eso, la pasión que ardía en el corazón de Camilla no se enfriaba

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

No hay comentarios

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options