Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 5 - Capitulo 13

Volumen 5

Capitulo 13

"¿El color de las flores?"

Gerda repitió las palabras de Alois de vuelta a él. La única reacción que tuvo fue levantar una sola ceja, no hubo ni siquiera un parpadeo de pánico o sorpresa en su cara.

"No entiendo lo que trata de decir. Como dije, lo atendí después de que cayera, debo haberles echado un vistazo entonces."

Pero, aunque Gerda respondió claramente, la criada mayor y uno de los sirvientes que la acompañaban se habían puesto pálidos. Era el hombre que había testificado sobre el condimento del plato.

Ambos miraron a un lado como si trataran de evitar la mirada de Alois.

La única que se enfrentó a Alois de frente, su voluntad no vaciló en absoluto, fue Gerda. Las flores eran rojas. No había duda de eso.

"Después de que me caí...?"

Alois suspiró suavemente, recordando las flores que habían adornado la comida.

"En ese momento, tapé las flores. No creí que fuera veneno, pero... quería evitar cualquier malentendido."

Alois vio a Camilla con esas flores. Con la visita a la floreciente ciudad de Blume fresca en su mente, fue fácil emparejar a Camilla con ellas. No recordaba si lo estaba pensando conscientemente en ese momento, pero mirando hacia atrás, debe haberlo hecho para tratar de cubrir a Camilla.

Cuando Alois las había agarrado con sus manos, esas flores habían sido aplastadas en su palma. El proceso de acaramelamiento de esas flores las había hecho frágiles y delicadas, y después de ser agarradas así, ya no se podían distinguir como flores, especialmente si sólo se les echaba una mirada de pasada, como sugirió Gerda.

Es más, Gerda también dijo que había ordenado que todo fuera limpiado inmediatamente después de que Alois fuera atendido.

"¿Estás realmente segura de que viste esas flores aquí?"

"...tal vez no los cubrió tan bien como pensó, Lord Alois. Estoy absolutamente segura de que vi esas flores con mis propios ojos. Esas flores venenosas que lo lastimaron."

"Entonces, ¿estás diciendo que estás absolutamente segura?"

Diciendo eso para confirmar el testimonio de Gerda, su mirada se alejó de ella.

En su lugar, fue a ver a las criadas más jóvenes, las que habían sido traídas por la criada mayor.

" ¿Pueden repetir lo que han dicho hace un momento?"

Las dos sirvientas se miraron la una a la otra. Al mismo tiempo, sin decir una palabra, la criada mayor miró estruendosamente a las dos chicas. Las doncellas se estremecieron de miedo ante la mirada, pero parecía que ya habían tomado una decisión. Asintieron con la cabeza, y la más alta empezó a hablar.

"Cuando le llevamos la comida a Lord Alois, definitivamente no había flores rojas. Sólo había flores blancas en la comida. ¡Definitivamente estoy segura de eso!"

"Ya veo, así que es así. La posibilidad más probable era que las flores venenosas perdieran su color al ser entregadas junto con la comida. De hecho, cuando las vi, ya se habían vuelto blancas".

Por eso le recordaba a Camilla en Blume. El campo de flores blancas. La guirnalda que llevaba como una corona. Desde entonces, Alois siempre la ató con esas flores en su mente.

"Gerda, déjame preguntarte una vez más... ¿viste realmente esas flores?"

Gerda no respondió de inmediato.

Simplemente se paró derecha, mirando a Alois. Pero esa expresión suya... se había vuelto un poco más rígida.

"Si no lo has visto, ¿por qué dijiste que lo habías visto? Y aunque lo hubieras visto, ¿por qué testificaste que habías visto su color original cuando no podías hacerlo?"

Aunque Alois no lo dijera, la intención en las palabras que le dijo a Gerda fue perfectamente clara. Gerda sólo había visto las flores cuando aún conservaban su color venenoso. En ese sentido, ella no era la que necesariamente había añadido las flores venenosas, ya que habría visto su color desvanecerse.

Pero, existía el potencial para los co-conspiradores. En lugar de ensuciarse las manos adornando ella misma la comida con veneno, Gerda podría haber hecho que alguien más lo hiciera.

"Señorita Gerda..."

La voz de la criada mayor temblaba mientras llamaba a Gerda. Pero Gerda abrió rápidamente la boca para ahogarla.

"El color y cosas similares son meras trivialidades. Debo haber recordado mal. Como las flores eran la raíz del veneno, algo asociado con el color rojo, probablemente lo dije sin querer. No es fuera de lo normal que sucedan tales cosas."

Su voz era tranquila y segura, con un nivel de poder autoritario.

"En primer lugar, hay una amplia evidencia, así como múltiples testigos. Un simple error de mi parte no cambiará la verdad del asunto."

"Si admites que tus propios recuerdos de los eventos estaban equivocados, entonces es razonable asumir que lo mismo podría ser cierto para otros también."

Otros. Alois no mencionó a nadie específicamente, pero su mirada se posó en las dos que habían testificado específicamente contra Camilla.

"¿Dónde encontraste la caja?"

La primera a la que se dirigió fue a la criada mayor. Ella dudó cuando Alois le hizo esa pregunta por un momento.

"Fue encontrada en la habitación de esa mujer. Todas las criadas asignadas a la limpieza saben que esa caja está allí."

"...Eso no puede ser verdad! ¡No he sido capaz de encontrar la caja durante más de una semana! ¡Días antes de que Lord Alois se derrumbara!"

Sus pasiones se reavivaron, Camilla refutó las palabras de la criada mayor de improviso.

"Tanto Nicole como yo lo sabíamos. Si crees que miento, sólo tienes que pedírselo a Nicole".

¿"Nicole"? ¿¡Una criada inútil que no ha trabajado aquí ni siquiera un año!? Es más, ¿por qué alguien creería a esa chica cuando sólo es tu lacayo?"

"No estoy de acuerdo".

Alois se interpuso entre los dos.

"Incluso la más distinguida doncella de esta casa reconoció que recordaba los eventos erróneamente. Por lo tanto, no debemos decidir si creer o no a alguien en base a su posición. Las palabras de esa joven doncella valen tanto como las tuyas".

"¡Lord Alois...!"

La criada mayor miró a Alois horrorizada, como si no pudiera creer lo que estaba escuchando. Ella había construido una alta posición de influencia en la casa después de años de fiel servicio a los sucesivos Duques. Que alguien dijera que su palabra era tan buena como la de esa chica inmadura, era una profunda herida en su orgullo.

"Si la caja no estaba en su habitación, entonces potencialmente se encontró en un lugar completamente diferente. Tal vez tu recuerdo de la caja encontrada en su habitación también fue un error."

"¡Pero, eso es...!"

Alois le dio la espalda a la criada cuyo orgullo estaba hecho jirones. El siguiente fue el sirviente. Tan pronto como la mirada de Alois se posó en él, su espalda se puso rígida.

"Que el plato ya había sido adornado con flores antes de ser entregado de las cocinas. Me pregunto si esto también fue un error. En lugar de confiar en el testimonio de una persona, creo que es importante escuchar lo que la gente que trabaja en la cocina tiene que decir también."

"Como si usted pudiera creer a esos matones tan groseros!?"

El sirviente levantó la voz con enfado. Además de Günter, había otros parientes cercanos y lejanos de la familia Brandt trabajando en la cocina de Alois. Los Brandt habían sido despojados de su nobleza y eran mirados con desdén por los miembros de las otras casas nobles. Aunque sus habilidades prácticas, especialmente la cocina, eran inigualables, eran tratados como leprosos por las otras familias aristocráticas de Mohnton.

"Tal vez encontremos que sus recuerdos pueden, de hecho, ser más correctos."

Gerda se estremeció ante esas palabras. Como había dicho que estaba "absolutamente segura", al igual que los demás, había calumniado sus propios testimonios por su propio error. La credibilidad de sus palabras se había convertido en polvo por su mano.

"Lord Alois. Admito que puedo haber recordado mal, pero eso no libera a esta mujer de la sospecha."

Echando una mirada a la abatida criada mayor y al sirviente que había sido aturdido en silencio, siguió hablando.

"Hemos servido fielmente a esta casa durante muchos años. Nuestra lealtad siempre ha sido a la Casa Montchat, y siempre nos hemos esforzado por hacer lo mejor por ella. Cuando se trata de qué palabras son dignas de creer y cuáles son mentiras... ... le imploro que haga un juicio sabio."

Gerda unió sus manos frente a su cintura y se inclinó profundamente ante Alois. Si uno sólo hubiera escuchado esas palabras y visto esa reverencia, sólo tendría la impresión de que era una sirvienta obediente y fiel, y totalmente en lo cierto.

"Ciertamente... no puedo decir que no hayas sido fiel."

Poniendo el bien de la familia Montchat en primer lugar, trabajaron todo el tiempo para mejorar la casa. Pagaban con todo detalle cuando se trataba de administrar y mantener la mansión, y Gerda conocía la posición de cada mueble y el nombre de cada sirviente.

El joven Alois siempre confió en Gerda. A pesar de que era demasiado firme e increíblemente cerrada, nunca se equivocaba cuando se trataba de mantener la casa en funcionamiento. Es por eso que nunca pensó en removerla de su posición.

"Pero, en realidad, sólo era la 'Casa de Montchat' a la que usted era leal."

Y la persona que representaba a la casa, era su amo. Por el bien de la familia Montchat, ella no dudaría en matar a Alois si fuera necesario.

"Como dijiste, no puedo simplemente descartar las sospechas que has levantado. De hecho, tu historia tiene peso. Sin embargo, si considero los mismos eventos pero contigo como el envenenador, la historia tiene tanta credibilidad."

Las flores rojas podrían ser usadas como evidencia contra Camilla y Gerda. No había pruebas definitivas o testimonios inexpugnables para condenar a ninguna de ellas, así que todo lo que le quedaba eran sus propias dudas.

¿Camilla? ¿O Gerda? ¿O se echaría atrás, fingiendo que no lo había decidido ya?

Gerda había confiado la decisión a Alois. En pocas palabras, los propios sentimientos de Alois pondrían fin a todo esto.

"Nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero he visto qué clase de persona es."

Como dijo Gerda, Camilla pudo haber tenido medios y motivos para envenenar a Alois.

Pero, eso no estaba en el carácter de Camilla. Era impensable. Pero, la única razón por la que Alois tenía que creer eso era por lo que había visto de ella.

En Grenze, en Einst, y en Blume. En esta mansión también. Alois había visto todo tipo de lados de Camilla.

Su temperamento feroz, su valor temerario, su orgullo altivo, y su pureza como una flor. Se había perdido en una pasión furiosa, le gritaba con rabia, había sido herida por los que la rodeaban y aún así encontró la fuerza para sonreír cuando todo estaba dicho y hecho. Para bien y para mal, ella era más humana que nadie que Alois haya conocido.

En esta casa, ella había sido el polo opuesto a Alois, contenía sus emociones y nunca mostraba un lado sincero de sí mismo, siempre llevaba una máscara para ocultar sus sentimientos.

Alois levantó la cabeza. El pasado al que se había aferrado y esos viejos recuerdos que llevaban. El miedo y la culpa causaron un momento de vacilación.

Cuando se trataba de esta mansión, Gerda era el mayor símbolo de su padre. Todos los sirvientes mayores que aún se referían a su padre como "Maestro" estaban bajo su influencia. Cuando Alois fue abrumado por el dolor de su pasado, él la buscó para apoyarse.

Pero, había llegado el momento de dejar todo a un lado. Alois había sido retenido por los fantasmas que lo perseguían por demasiado tiempo.

"Entre tú y ella... si tengo que elegir, entonces creo en ella."

El dolor del pasado había pasado a la memoria.

Ahora, sólo estaba el Duque Alois Montchat, Señor de Mohnton.


Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

No hay referencias

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Artemisa activado :

Por fin que le ponen su tatequieto a Gerda

Alejandra activado :

"Me encorazona"

AoGogh activado :

Se tenía que decir y se dijo

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options