Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 6 - Extra 2: La capital; un mes después (2)

Extra 2

La capital; un mes después (2)

La capital real era todo un bullicio.

Las tiendas se alineaban a ambos lados de los bulevares mientras los carruajes circulaban por la calle. Las fuertes voces de los vendedores ambulantes que pregonaban sus productos o intentaban llevar el tráfico peatonal a una tienda u otra resonaban en el cielo de mediodía.

"...Ahora que lo pienso, Lord Alois, ¿no podrías haber cambiado tu apariencia con magia?"

Mientras pasaban por las calles transitadas, Camilla miró a Alois con el ceño fruncido. La vergüenza de haber olvidado completamente eso era evidente en su cara.

"No seas idiota, no me hubiera divertido ni la mitad de lo que lo hicimos."

Diana le dio un ligero golpe a Camilla mientras caminaba a su lado. Mientras ella y Camilla caminaban juntas con sus ropas baratas, ella miró a Alois también.

"Además, la mitad de la emoción es preguntarse si alguien te descubrirá o no."

"Realmente eres una chica mala, ¿no es así?"

Camilla se quedó atónita mientras Diana sonreía. Alois todavía se sentía un poco inquieto mientras miraba a las dos hablar.

- ¿Qué está pasando?

Para sus ojos, era como si ambas se hubieran transformado en chicas normales y corrientes. Todos los hermosos vestidos y las finuras caras que distinguían a la nobleza y a sus sirvientes cercanos habían desaparecido, reemplazados por simples camisas y faldas. Incluso la forma en que se habían arreglado el pelo se había reducido en varios puntos de complejidad y sólo habían usado un mínimo de maquillaje. Por supuesto, Camilla no cambió de repente su forma de andar o su forma de hablar, pero a menos que se mirara muy de cerca sería imposible decir que era una noble.

Es más, el rostro de Camilla era brillante y feliz, a pesar de sus palabras. Esa maldad de los rumores parecía algo de un recuerdo lejano mientras caminaba por la acera junto a él.

Por supuesto, el Alois que estaba con ellos tampoco era el de siempre.

Llevaba una camisa remendada y pantalones de cáñamo, junto con zapatos de cuero resistentes pero transpirables. Para completar el atuendo, su pelo característico estaba escondido bajo un sombrero de ala ancha.

Nunca antes había prestado mucha atención a la moda, pero esta era la primera vez que usaba ropa verdaderamente modesta como esta. No podía sentirse cómodo usando este tipo de ropa que nunca se había probado antes.

Lo que es más, Camilla lo había sacado de repente a la calle con este tipo de ropa. Se preguntaba qué pensaría la gente de él, pero para su sorpresa, ni una sola persona parecía prestar atención. Mientras estaba desconcertado por todo esto, el tiempo voló y finalmente se encontraron en el centro de la capital real.

Camilla no parecía compartir su inquietud mientras miraba a través del escaparate de una tienda. Diana parecía que esto era algo natural para ella. Cuando entró a ver algo, el dependiente de la tienda trató a Camilla como si fuera cualquier cliente habitual. Alois sintió que era el único cuerdo en este mundo patas arriba.

"...Camilla? Cuando vivías en la capital, ¿siempre hacías cosas así?"

Cuando Alois le susurró eso, las comisuras de la boca de Camilla se curvaron hacia arriba.

"Oh Dios, ¿tienes miedo de que te descubran?"

"Si la gente se enterara, las cosas podrían empeorar. Además, al salir sin guardia, estás indefensa..."

"No tienes que preocuparte por tal cosa. Porque, nadie va a sospechar que un noble saldría a la calle como... ¡Ah, ahí está! ¡La harina!"

"¿La harina?"

Mientras Alois preguntaba eso, Camilla se alejó de él. Corriendo frente a la tienda de comestibles que vio, miró las bolsas de harina por un rato, y luego tomó la más grande que pudo manejar. Rápidamente pagó por ella, luego la empujó a los brazos de Alois sin esperar a escuchar una protesta. Después de asegurarse de que Alois lo agarrara bien, le mostró una sonrisa maliciosa.

"Tengo algunas cosas más que necesito comprar, así que prepárate. Diana... ¿has visto algún huevo?"

"Deberían estar en la parte de atrás, ¿no? Honestamente... estás haciendo algo de nuevo, ¿no? Bueno, lo que sea, siempre y cuando todos estén contentos."

Mientras Alois estaba parado allí en silencio atónito con el saco de harina en sus manos, vio a Camilla y Diana desaparecer en la parte trasera de la tienda de comestibles juntas. Su mente no podía seguir el ritmo de lo que estaba pasando.

Ella había dicho que, para un "cambio de ritmo", deberían dar un paseo por la ciudad. A diferencia del palacio ligeramente sofocante, había algo liberador en el aire fresco de la ciudad en el exterior. Si no fuera por el hecho de que se habían escabullido del castillo disfrazados como si fueran una especie de ladrones, podría haber sido capaz de disfrutarlo.

Lo que es más, el saco de harina... Alois parecía desconcertado mientras miraba el saco en sus manos.

¿Qué demonios hizo Camilla para que Alois saliera a hacer, exactamente?

"...¡Ay!"

De repente, escuchó una voz aguda. En el mismo momento, sintió un suave golpe en su espalda. Alois, que se había perdido en sus pensamientos, dejó caer el saco de harina que sostenía con sorpresa.

Mientras miraba detrás de él, vio a una chica que había caído de espaldas. Se veía como una chica de pueblo ordinaria, pero había algo en su apariencia que llamó la atención de Alois.

Había una herramienta mágica alrededor del cuello de esa chica. La herramienta, que era lo suficientemente grande como para ser sostenida con dos manos para operar, era la llamada "cámara" que se había vuelto escandalosamente popular en los últimos años. La herramienta tenía forma de cubo y funcionaba quemando una mira a través de una lente perforada en un trozo de papel. Debido a que es un artículo relativamente nuevo y caro, era extraño verlo en las manos de una chica normal y corriente como esta. Las únicas dos personas en las que podía pensar que poseían una eran aficionados ricos... o reporteros.

"Lo siento, tengo un poco de prisa."

Rápidamente se puso de pie, dándole a Alois una sonrisa de vergüenza. Inmediatamente después, él escuchó una voz ruda que resonaba en la calle hacia ella.

"¡Oye! ¡No te quedes quieta! ¡Hay rumores de que el famoso Julián está caminando por las calles ahora mismo! Tenemos que encontrarlo antes de que lo haga la competencia!"

"¡De acuerdo, de acuerdo! Ya lo tengo!"

La chica le gritó de la misma manera que el hombre corrió por el lado opuesto del bulevar. Entonces, con un movimiento rápido, ella agarró la harina caída y la empujó de nuevo a las manos de Alois.

"Uh, básicamente, lo siento por eso! Toma, tus cosas."

Después de presionar la harina sobre él, ella le hizo un gesto y se fue corriendo. Mientras miraba la harina en sus manos otra vez, Alois reajustó ligeramente su sombrero.

- Eso fue sorprendente, no me descubrieron...

A pesar de que otra persona lo había mirado así. Sintió una sonrisa en sus labios, pero Alois enderezó su cara de inmediato. Por un momento, sintió que era absorbido por la idea de Diana de "diversión".

- No, no, no puedo. Nada de esto es necesario, mucho menos la diversión.

Más importante aún, si se descubriera que estaba en la ciudad, habría un alboroto. Ser atrapado por los reporteros causaría un sinfín de problemas molestos. Lo que es más, no sería sólo una mera molestia si algunos restos de la reciente rebelión se enteraran y tramaran algo.

Después de todo, debería volver al castillo con Camilla. Aunque Alois no sabía exactamente lo que estaba haciendo con esta escapada, realmente era demasiado peligroso para ella caminar sin un guardia de esta forma.

- Debería ser capaz de usar la magia para defenderme, pero...

"¡Los encontramos! Lamento haberlos hecho esperar."

La voz repentina de Camilla sacó a Alois de sus pensamientos.

Al levantar la vista, vio a Camilla llevando lo que había recolectado mientras caminaba junto a Diana. No eran sólo huevos lo que ella sostenía en sus manos tampoco. Había un surtido de mantequilla, nueces y frutas también.

"Camilla, siento decir esto después de que ya hemos salido, pero..."

"Ahora bien, vamos a seguir adelante, Lord Alois."

Cortando sus palabras, ella unió su brazo con el suyo sin dudarlo. Mientras Diana se ocupaba de las otras cosas, parecía estar casi vibrando de placer al guiar a Alois por la calle. Alois no pudo detenerla porque sintió que ella lo estaba arrastrando.

"Camilla..."

Mientras él intentaba decir algo, ella levantó el cuello para mirarlo. Pero, esa sonrisa atrevida de ella lo obligó a tragarse sus palabras.

"Está bien. No te quitaré mucho tiempo. Es un día demasiado bonito para pasarlo encerrado en el palacio, a cualquier precio."

Alois estaba segura de que ella sabía lo que él quería decir.

Ella lo sabía, pero aún así estaba decidida a llevar a Alois a algún lugar.

"...¿a dónde me llevas exactamente?"

Camilla sonrió a la pregunta de Alois.

"¡Mi lugar secreto!"

"¿Lugar... secreto?"

Camilla asintió con la cabeza, esa sonrisa se hizo más amplia. Era audaz y brillante... como un niño pensando en un truco.

Mientras seguía sonriendo felizmente, tomó el brazo de Alois con más fuerza.

"¡Lo entenderás cuando lleguemos!"

No había manera de que Alois pudiera ir en contra de ella, ya que él ya se encontraba arrastrado por su ritmo, bajo ese claro cielo azul.

Justo al otro lado del bulevar principal, había un edificio junto a una gran iglesia.

A primera vista, el edificio de piedra de dos pisos parecía una gran casa de pueblo.

Pero, tan pronto como entraron por la puerta principal, Camilla fue rodeada de repente por niños que la miraban con asombro.

"¡Ahh! ¡Camilla apareció!"

"¡¿Qué demonios...?! Todavía está viva!"

"¡Craaap, sabes que ahora eres una celebridad, verdad!"

"¡Cuidado con lo que dices! Además, ¿qué quieres decir con "todavía está viva"? No me vayas a dar por muerta!"

Alois miró desde detrás de la escena en una gran confusión. Diana, mientras tanto, hábilmente se las arregló para evitar a todos los niños y se dirigió más profundamente a la casa. Tal vez estaba dejando todas las cosas que habían comprado.

Gracias a eso, ninguno de los niños pudo detenerla. Al escuchar el alboroto, sin embargo, parecía que más y más niños aparecían desde más adentro de la casa.

"Esto es..."

Alois miró a su alrededor con asombro mientras entraba.

El interior de la casa estaba compuesto por largos pasillos pintados de blanco, iluminados por la luz de candelabros montados en la pared. Había más puertas con las que podía contar con las dos manos en el pasillo, la mayoría de las cuales ya estaban abiertas. Mirando a través de una de las puertas abiertas, pudo ver que tenían dos camas de tamaño infantil contra las paredes opuestas.

Junto a las camas había un pequeño escritorio de madera, así como una pequeña silla. En uno de los escritorios, había un jarrón de flores, en el otro un libro abierto. Y, por supuesto, un niño mirando curiosamente a través de la puerta abierta.

"¿Esto es... un orfanato?"

"Sí".

Camilla se dio vuelta con un asentimiento a las palabras de Alois.

"Ya te lo he dicho antes, ¿no? Aquí es donde secretamente venía a cocinar."

En la capital real, la cocina era considerada un hobby no apto para la nobleza. Así que Camilla venía a menudo a este orfanato para practicar en secreto, a veces yendo oficialmente con la excusa de la "caridad".

Sin embargo, no se trataba sólo de cocinar. Ella venía aquí cuando las cosas se volvían demasiado dolorosas o difíciles, y no podía soportarlo más. Camilla había venido a este orfanato más veces de las que podía recordar. Cocinaba, jugaba con los niños y escuchaba todas sus historias maliciosas.

Era el lugar que Camilla quería proteger más en toda la capital real.

"¡Ahora entonces, voy a pedir prestada la cocina como de costumbre! ¡Adelante, niños!"

 

Anterior   Indice  Siguiente

Referencias

URI de referencia para esta entrada

Este enlace no es para hacer click en él. Contiene la URI de referencia para esta entrada. Puedes usar esta URI para enviar "ping-" y "trackbacks" desde tu propio blog a esta entrada. Para copiar el enlace, haz click con el botón derecho y selecciona "Copy Shortcut" en Internet Explorer o "Copy Link Location" en Mozilla.

No hay referencias

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

No hay comentarios

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía