Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 11

Volumen 1

Capitulo 11

- ¡Estoy tan enfadada!

Mientras Camilla recorría las calles empedradas, no prestó atención a su rumbo.

- ¡Cómo! ¡Atreverse! ¡Ellos!

A pesar de que su cabeza está ardiendo de rabia, el aire frío todavía le penetra en la piel. Pero mientras esa rabia brillaba en sus ojos, el cuerpo de Camilla seguía moviéndose.

Después de salir corriendo de la mansión, fue a donde la llevaban sus pies. Aunque el color del cielo se oscureció cada vez más, Camilla siguió adelante.

El sol del atardecer se hundió rápidamente hacia el horizonte, mientras las sombras de la ciudad se alargaban cada vez más. Los negocios que permanecieron cerrados durante el día se abrieron al público, con muchos hombres de cara rojiza haciendo cola afuera. Las mujeres vestidas con trajes exóticos y excitantes gritaban para atraer a varios comerciantes y mineros que pasaban por allí para que entraran.

Las farolas instaladas alrededor de la ciudad cobraron vida cuando la tarde se convirtió en noche. Las brillantes luces que emitían no se quemaban con petróleo o gas, sino que tomaban su poder de las manastones que usaban como batería. Estas lámparas fueron encendidas con las manastones de desecho que no se consideraban aptas para la exportación.

¿Fue la luz de las manastones la que marcó el comienzo de la vida nocturna de la ciudad? A diferencia de lo que ocurría durante el día, la ciudad adquirió una vitalidad más intensa que durante el día.

En un lugar como este, una chica como Camilla inevitablemente destacaba. Vestida con un vestido de alta calidad, con su cabello ornamentado y con varias piezas de joyería como valiosos collares y aretes.

Sorprendido de ver a una mujer noble en un lugar como este, la gente inevitablemente se volvió a mirarla. Pero, rápidamente miraron hacia otro lado con pánico cuando vieron su cara atronadora.

- ¡Ese hombre! ¿De quién cree que se está compadeciendo?

Mientras esas emociones se arremolinaban en su pecho, ella no se daba cuenta de lo lejos que caminaba. Tampoco tenía idea de en qué parte de la ciudad estaba. Aunque ha caminado tanto tiempo, parece que sigue viendo las mismas cosas una y otra vez. Por supuesto, ella tampoco tiene idea de cómo volver.

- ¡Definitivamente se lo devolveré todo!

Pero, ¿cómo?

Incluso la posibilidad de adelgazar a Alois era ahora imposible.

-¡Incluso todavía!

Camilla le gritó a esa dudosa voz en su corazón. Ella no perderá. Esto no la hará caer.

Mientras grababa eso en su mente, seguía caminando por el camino.

"Oww!"

Y, a medida que avanzaba, algo hizo que Camilla se detuviera involuntariamente.

Algo le había pasado, un poco por debajo del pecho. A pesar de haber gritado, no le había hecho daño, sino que su furia burbujeante tenía más que ver con que alguien la detuviera en primer lugar.

"¿Por qué te quedas ahí parado de brazos cruzados?"

Camilla supo lo que le había pasado de inmediato. Justo enfrente de ella, había un chico confundido. ¿Quizás de unos 12 años? Tenía un parche en los pantalones y la camisa parecía desgastada. Era evidente que no había estado viviendo una vida acomodada.

"¿Qué, eres solo un niño? ¿Por qué estás fuera tan tarde?"

"....Qué demonios, ¿por qué te topas con la gente así?"

Cuando vio por primera vez la cara enfadada de Camilla, el niño se había puesto rígido como si estuviera asustado. Pero, eso solo duró un instante. De repente se volvió un poco insolente, respondiendo a Camilla.

"¡¿Eres un chico malo?! Si conoces el camino a casa, ¡vuelve allí!"

¿"Haa!"? ¿No eres tú la que está perdida?"

"¡Te equivocas!"

El niño y Camilla gritaban de un lado a otro bajo la luz mágica incandescente. Pero, la cara del niño que se puso roja por todos los gritos parecía estar un poco agotada.

"¡Deberías al menos saber dónde vives! Pero, en cuanto a mí, ¡no puedo ir a casa...!"

"¡Entonces sí que estás perdida!"

"¡Te dije que te equivocas!"

Mientras el niño gritaba eso desde lo profundo de su vientre, repentinamente suspiró profundamente. Entonces, de repente, miró a Camilla con una cara seria, la chica a la que había despreciado como si estuviera perdida.

"Bueno, lo que sea. ¿Puedes ayudarme un poco?"

"¿Ja? No tengo dinero".

"¡¿Qué crees que soy?!"

Ella pensó que era un joven mendigo y asumió que iba a acosarla por dinero. Pero, ahora mismo, Camilla no lleva ni una moneda encima. Si vendiera sus adornos y joyas, probablemente obtendría un buen precio, pero ella difícilmente se desprendería de esas cosas.

"¡Eres una persona muy rara! ¡Solo quiero pedir ayuda! La verdad es que iba a preguntarle a Lord Alois, pero...!"

"¿Ja?"

Con ese nombre inesperado, la boca de Camilla se quedó abierta.

"La anciana se desmayó de camino a la casa de Lord Alois. Quiero ayudarla, pero nadie me cree y aunque fuera a ver a Lord Alois los sirvientes me echarían..."

"Se desmayó... ¡Ese es un verdadero problema!"

De camino a la finca, ¿se desmayó al borde de la carretera?

Miró a su alrededor con asombro, pero no podía ver a nadie así. En vez de eso, todo lo que podía ver era gente mirándola hablar con el niño, con expresiones que parecían decir "qué lástima".

- ¿Qué clase de expresión es esa...?

Camilla no podía entenderlo. Mientras se veía confundida, una persona bondadosa le habló a Camilla.

"Será mejor que no te acerques a ese chico, jovencita".

"...¿Por qué es eso?"

"Ese chico es famoso por aquí. Convencerá a la gente con sus mentiras y luego los desplumará. Todo el mundo en la ciudad sabe de él."

Mientras decía eso, la gente cercana comenzó a murmurar. "Oí que usó la mentira de "mi madre tiene una enfermedad repentina" tres veces seguidas." "La última vez, dijo que su hermana se estaba muriendo, aunque no tiene familia." "Es solo un truco para meter a la gente en un callejón. Eso hace más fácil para él escapar después".

Mientras escuchaba a esa gente hablar, Camilla miró al niño. Al mirar hacia abajo, Camilla solo pudo ver al niño que le miraba los pies con los puños cerrados.

"Estuvo tratando de atraer a la gente por un tiempo, pero tú eres la única que le prestó atención. Todo el mundo por aquí sabe que no debe involucrarse con ese chico".

Mientras se reía, alguien cercano dijo eso. Tenía mucho sentido. La razón por la que decidió llamar a una persona tan fuera de lugar como Camilla es que nadie más le daba la hora del día.

"¿Eres un ladrón? Eres de lo peor".

"...¡Esto es diferente!"

Mientras Camilla murmuraba esas palabras, el niño gritó frustrado.

" No lo he hecho desde que la anciana me acogió. ¡Es la verdad...! Solo necesito ayuda para llevarla a casa... ¡¡Por favor, ayúdame!!"

Se le estaban empezando a formar lágrimas en los bordes de los ojos inyectados de sangre. Pero el chico se mordió el labio y los obligó a retroceder.

Esa expresión me resultaba familiar. Era como la que tenía no hace mucho tiempo.

"... Bueno, está bien. Lo entiendo."

Camilla asintió mientras miraba al niño durante un rato. Mientras decía que lo ayudaría, Camilla se reflejaba en los ojos redondos de sorpresa con los que el niño la miraba.

"Oi oi, ¿hablas en serio? Este chico es un mentiroso muy conocido".

Alguien interrumpió mientras miraba a Camilla acceder a ayudar. Pero, sin siquiera volverse hacia la dirección de la voz, Camilla encontró sus palabras.

"Hasta ahora, este niño aún no me ha dicho una mentira. Que este niño sea o no un mentiroso no es algo que yo sepa. Por lo tanto, por el momento, le creeré. ¿Dónde está esta anciana?"

"...¿En serio? ¿Realmente me crees?"

"Por ahora. Si resulta que me estabas mintiendo, prepárate para las consecuencias".

El chico asintió vigorosamente. Oyó una voz risueña que decía: "Qué lástima", pero Camilla la ignoró por completo.

"La anciana ha estado muy enferma últimamente... ¡Pero hay medicinas en la casa! ¡Ahora mismo está descansando en un callejón! ¡¡Te llevaré allí!!!"

El niño agarró la mano de Camilla, tratando de apurarla. Camilla corrió con pasos ligeros, siguiendo el ejemplo del niño.

Sabia que lo que estaba haciendo es imprudente. Incluso Camilla habría dudado en hacer algo así.

Pero Camilla lo había notado.

Del pelo del chico, se percibía un tenue olor de masa de galletas.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 10

Show preview
Volumen 1 Capitulo 10 Camilla fue educadamente, pero con firmeza, llevada de vuelta a su habitación. "Por favor, mantenga la calma hasta que el Maestro regrese." Aunque dijeron eso, la pasión que ardía en el corazón de Camilla no se enfriaba

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 11

Show preview
Volumen 1 Capitulo 11 - ¡Estoy tan enfadada! Mientras Camilla recorría las calles empedradas, no prestó atención a su rumbo. - ¡Cómo! ¡Atreverse! ¡Ellos! A pesar de que su cabeza está ardiendo de rabia, el aire frío todavía le penetra en

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 12

Show preview
Volumen 1 Capitulo 12 Un poco más tarde, en la noche, una anciana gimió suavemente mientras abría los ojos por los pelos. Mientras miraba a su alrededor para ver dónde estaba, parpadeó. No era solo la firmeza de la cama en la que estaba acostad

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

No hay comentarios

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options