Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 12

Volumen 1

Capitulo 12

Un poco más tarde, en la noche, una anciana gimió suavemente mientras abría los ojos por los pelos.

Mientras miraba a su alrededor para ver dónde estaba, parpadeó. No era solo la firmeza de la cama en la que estaba acostada lo que le resultaba familiar, sino también el techo al que miraba. Entonces, sintió el calor y escuchó el crujido de una chimenea cercana.

Se dio cuenta enseguida de que estaba en su propia habitación.

Lo último que esa anciana recordó, es que debería haber estado en la ciudad. Ella estaba con uno de los niños mayores de la casa para comprar comida, ya que el Señor iría esa noche.

Fue en el camino de regreso que sucedió. Después de terminar sus compras, había sentido un repentino ataque de náuseas y no podía moverse.

Ese muchacho había tratado de hacer que la anciana se sintiera lo más cómoda posible en un callejón trasero mientras corría a buscar ayuda, y lo último que recordaba era que él llamaba a la gente que pasaba por allí.

No tenía ni idea de lo que pasó después de eso.

¿Cómo diablos regresó aquí?

Mientras sus ojos se movían por la habitación, pudo ver las familiares figuras de esos niños iluminados por las luces parpadeantes del fuego.... Así como a una joven que nunca había visto antes. Todos miraban a la anciana con preocupación.

Pero, tan pronto como se dieron cuenta de que ella se había despertado, todos parecían aliviados.

La habitación donde todo el mundo había estado conteniendo la respiración de repente se llenó de ruido.

"¡Te dije que todo iría bien! Realmente no confiabas en mí en absoluto, ¿verdad?"

"¡Pero eso es porque ni siquiera sabías qué medicina usar y luego le preparaste una bebida extraña! Además, me obligaste a llevarla más que nadie!"

"¡Deberías estar agradeciéndome por haberte ayudado! "Cuando estabas llorando solo, ¿cómo ibas a traerla de vuelta?"

"¡No estaba llorando!"

En esa vieja y diminuta habitación, Camilla y el niño estaban discutiendo una y otra vez.

Pero, aunque la habitación era tan pequeña, estaba repleta de niños que estaban vigilando a la anciana mientras se despertaba. Debe haber por lo menos diez de ellos. Por el alivio de la anciana, algunos de ellos lloraban felices. Pero, la pelea de gritos entre esos dos estaba dominando completamente esos sonidos.

"En primer lugar, ¿por qué simplemente llevaría las medicinas correctas a la mano? Apenas tuvimos tiempo de ir a buscar más medicinas".

"...¡Así es....!"

El niño abrió los ojos de par en par conmoción. No se había dado cuenta hasta ahora.

"Sabes, pareces una mala persona, pero eres sorprendentemente inteligente..."

"¿¡Estás tratando de hacerme quedar como una tonta!?"

Los hombros de Camilla se endurecieron sin querer. Cuando estaba a punto de seguir peleando con el niño, de repente oyó una voz ronca a su lado que interrumpió.

"Disculpe... ¿Quién es usted...? ¿Me han traído aquí?"

Mientras la anciana se levantaba en su cama, miró a Camilla y al niño con confusión. Todavía parecía débil, su cara estaba pálida.

"¡Ah, abuelita, esta persona no ayudó en absoluto!"

Antes de que Camilla pudiera responder, el niño se inclinó hacia adelante sobre la cama y dijo eso.

"Aunque dijo que me ayudaría, me obligó a llevarla yo. Ni siquiera sabía adónde ir y tiene una boca horrible".

Las palabras del chico no eran exactamente falsas. La anciana era frágil y delgada, pero a Camilla le resultaba imposible llevarla a cuestas. A través de una mezcla de apoyo por los hombros entre ellos, y a veces teniendo al niño cargándola en su espalda, de alguna manera habían regresado.

Ella no conocía el camino, de todas formas. La casa de la anciana estaba situada en el umbral del bosque, lejos de las calles principales de la ciudad, un lugar al que no llegaban las lámparas de manastone. Tuvo que depender de la guía del niño, con solo la luna como luz. El niño se había enfadado con Camilla y la había llamado inútil, mientras que Camilla le había gritado a su vez. Así de fácil, peleando todo el camino, se las habían arreglado para volver a esa vieja casa a pesar de todo.

"¡Fue como si tuviera que hacerlo todo yo mismo!"

Después de escuchar la historia del niño, la anciana miró a Camilla. Luego, bajó la cabeza, inclinándose lo más bajo que pudo en la cama.

"Lo siento. Debemos haberte causado muchos problemas. Me salvó tu generosidad".

"No lo diga. Realmente no hice mucho".

Mientras Camilla decía eso, el niño gritó de repente: "¡Mira! Pero, al levantar la voz, se convirtió de repente en un aullido de "GEH!

La anciana golpeó al chico en la cabeza. Su golpe no fue muy fuerte, débil como ella, pero tuvo el efecto de silenciar al niño.

"¿Es esa la forma de hablar de la persona que me salvó?"

"...Pero, en realidad..."

"'En realidad' nada. Sin ella, no habría regresado a salvo. ¿No tienes nada que decir?"

El chico hizo un gesto feroz. Aunque parecía muy insatisfecho con ello, seguía obedeciendo mansamente a la anciana. Volviéndose hacia Camilla, bajó la cabeza.

"......Muchas gracias."

"Vaya, ¿no eres obediente? Fufu~."

Camilla dijo eso con una sonrisa. Luego, extendió una mano para tocar la cabeza de ese joven que tenía enfrente, acariciando su pelo rubio y sucio.

"Realmente estabas diciendo la verdad. Porque llamaste tan seriamente, salvaste a tu abuela, lo hiciste muy bien".

"...¡No me trates como a un niño! ¡Deja de actuar tan importante!"

"Bueno, realmente lo era... Hasta hace poco."

La hija de un conde. Una futura esposa de un duque. Una posición mucho mejor que la de un plebeyo que vive en las afueras de la ciudad. Al menos, así es como Camilla había pensado en sí misma.

Pero, ya no más. Ahora mismo, Camilla no es más que una chica lamentable sin ningún lugar al que llamar hogar. Su matrimonio con Alois, que no muestra ninguna intención de perder peso, parece algo lejano, es decir, que difícilmente puede llamarse a sí misma "la esposa del duque". Al niño que gritaba "¡No mientas!", Camilla sonrió con arrogancia.

"Si eres tan importante, ¿por qué andas por ahí sola?"

"¿Por qué no? Hay muchas razones".

"Eso suena como la clase de cosa que alguien que huyó de casa diría. Oye, tú, ¿realmente no tienes adónde ir?"

El niño miró directamente a través de Camilla como si lo supiera. Ante esa repentina e inesperada percepción, apartó la mirada.

"Si no tienes adónde ir, puedes..."

El chico estaba a punto de seguir adelante, pero volvió a gritar. Golpeado por segunda vez.

"No digas algo grosero. Deberías reconocer a un noble cuando lo ves".

El niño miró a la anciana con ojos de mala gana. Camilla, mientras tanto, estaba feliz de escapar del interrogatorio.

Sin saber lo que Camilla estaba pensando, la anciana la llamó.

"¿Te quedarás en algún lugar de la ciudad? Estoy segura de que hay gente preocupada por ti. Me gustaría ayudarte a volver a la ciudad de inmediato, pero no puedo moverme y los niños son demasiado pequeños..."

"No te preocupes por eso…"

No hay gente así para ella en primer lugar.

Ni a las criadas ni a Alois. Sus padres y antiguos simpatizantes en la capital seguramente no tenían idea de cuál era el estado actual de Camilla, ni les importaba.

Cuando se mordió el labio tembloroso, uno de los niños tiró ligeramente del vestido de Camilla con la boca abierta.

Mientras miraba, Camilla vio a una niña de unos cinco o seis años que la miraba. La niña parpadeó un par de veces, sus grandes ojos de cordero mirando hacia arriba como un animalito.

"Tengo hambre...."

Como en el momento justo, el estómago de la niña retumbó suavemente. Pero, antes de que Camilla pudiera responder, otra mano tiró de su vestido.

"Tengo que irme..."

"¿Eh?"

"Tengo sed..."

"¡Espera, espera un momento!"

"¡UWAAAAAAAAAAH, el hermano mayor me pateó!"

Las voces de los niños estallaron de repente como si una represa se hubiera derrumbado. Ya sea que se tratara simplemente de la liberación de la tensión cuando vieron que la anciana estaba bien, o si habían alcanzado los límites de su paciencia, Camilla no tenía ni idea de que la tiraban de esta manera y de la otra con sus manitas.

- ¿Debería ocuparme primero del problema del baño? Ah, pero, esos dos están peleando... ¡Ahh, cielos! ¡Suéltame! ¡Suéltame!

No podía pensar con claridad debido a todas las voces que lloraban en la habitación.

La anciana trata de decirles que se calmen desde la cama, pero eso hace poco ante la cacofonía de esos diez niños. Cuando el niño que había ayudado a cargar a la anciana les gritó a todos que se callaran, solo aumentó el nivel de ruido.

No podía seguir la pista de lo que estaba pasando mientras la tiraban a diestra y siniestra.

Y, como si la desgracia buscara compañía, de repente se oyó un fuerte golpe en la puerta de esa vieja casa.

Después de unos cuantos golpes en la puerta, quienquiera que tocara se dio cuenta de que no venía nadie a abrirla.

"Disculpe, voy a entrar."

Una voz familiar sonó cuando esa persona entró por la puerta sin invitación.

Inmediatamente, toda la casa se estremeció ante la sacudida de esas pisadas.... Como si hubiera un terremoto.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 11

Show preview
Volumen 1 Capitulo 11 - ¡Estoy tan enfadada! Mientras Camilla recorría las calles empedradas, no prestó atención a su rumbo. - ¡Cómo! ¡Atreverse! ¡Ellos! A pesar de que su cabeza está ardiendo de rabia, el aire frío todavía le penetra en

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 12

Show preview
Volumen 1 Capitulo 12 Un poco más tarde, en la noche, una anciana gimió suavemente mientras abría los ojos por los pelos. Mientras miraba a su alrededor para ver dónde estaba, parpadeó. No era solo la firmeza de la cama en la que estaba acostad

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 1 - Capitulo 13

Show preview
Volumen 1 Capitulo 13 Esos fuertes pasos se detuvieron frente a la puerta de la habitación en la que estaba Camilla. "Por favor, disculpe mi descortesía." Dijo esas palabras cuando se abrió la puerta. La persona que ella esperaba ver de

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

No hay comentarios

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options