Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 3- Capitulo 2

Volumen 3

Capitulo 2

"¿Por qué despidió a esas criadas sin consultarme primero?"

Cuando se dirigía a la habitación de Alois con un recipiente de crema en la mano que podría ayudar a mejorar el estado de su piel, Camilla oyó la voz baja de una mujer.

Era la voz de una mujer de mediana edad, tranquila pero con un aire agresivo. Había algo en su tono que hizo que Camilla se congelara en el acto, como por instinto. Desde donde estaba, solo podía ver la puerta de la habitación de Alois y, frente a ella, vio a dos personas hablando tranquilamente.

Tampoco tenía que mirar para asegurarse de quién era. Era Gerda.

De pie frente a ella como si estuviera frente a ella Alois. Sin embargo, Camilla solo podía ver su enorme espalda.

Ninguno de los dos parecía darse cuenta de Camilla en absoluto. Así que continuaron la conversación, sin levantar la voz.

"Yo personalmente juzgué que era lo mejor para los intereses de esta casa."

"Esa chica era un miembro legítimo de la familia Ende, no es alguien que deba ser despedida sólo por un juicio personal."

Los modales de Gerda ni siquiera cambiaron cuando estaba cara a cara con su maestro, Alois. Se puso de pie con la espalda recta y la barbilla hacia arriba, ese pelo castaño teñido con vetas blancas cuidadosamente trenzadas detrás de su cabeza. Con las dos manos unidas delante de ella, se enfrentó directamente a Alois. Aunque no había absolutamente ninguna de las hostilidades que ella solía dirigir a Camilla, definitivamente no había un aire amistoso entre ella y Alois.

"Atormentó a su compañera hasta el punto de que la casa sufrió daños. Sin mencionar, que incluso apuntó a mi invitado. ¿No es suficiente razón?"

"Cuando se trata de los daños, no fue culpa sólo de esa chica. En cuanto a la intimidación, se trata de una pelea interna entre los miembros de la familia Ende. No es algo en lo que Lord Alois deba interferir personalmente".

"Sucedió en mi casa, así que es natural que yo intervenga."

Ni Alois ni Gerda levantaron la voz, ni siquiera tenían una pizca de veneno en sus voces. Sin embargo, sus miradas cerradas se estaban volviendo ardientes.

Cuando Alois dijo la última pieza, Gerda simplemente lo miró en silencio. Alois también le devolvió la mirada. Camilla sintió que la atmósfera se volvió más fría que cuando hablaban antes.

Fue Gerda quien finalmente rompió ese silencio.

"...Esa mujer..."

Se tragó las palabras que iba a decir. Antes de continuar, Gerda apartó la mirada, respirando hondo.

"Lord Alois, usted mismo lo sabe desde hace mucho tiempo. ¿Cuánto ha hecho la familia Ende? Seguramente no lo ha olvidado."

"Esto y aquello son dos cosas diferentes..."

"Esa chica era un puente entre las familias Montchat y Ende. Mientras ella estaba aquí y nos brindó la debida atencion, pudimos confiar en la cooperación y comunicación con la familia Ende. Ahora que se ha ido, tenemos que buscar una alternativa. Cuando hay un agujero en la nave, es necesario encontrar una solución provisional. Lord Alois, ¿realmente ha pensado en esto?"

A pesar de lo imponente de las palabras, Gerda habló con calma. Aunque no levantó la voz, su discurso cortó el silencio con autoridad.

"Evaluar las habilidades y la conducta de las sirvientas en la mansión y asignarlas en consecuencia es mi papel. Si usted es engañado e interfiere en asuntos triviales, la administración de esta casa puede salir mal. En el futuro, por favor, consúltenme primero. Gracias de antemano."

Sin cambiar su tono, Gerda se inclinó ante Alois. Luego, levantando la cabeza, pasó de largo por Alois como si fuera el punto final de la conversación. Alois puso una mueca de dolor cuando Gerda pasó al lado de él con los hombros rectos, la expresión de su cara no se movía ni un centímetro.

Pero, Camilla no vio esa cara suya.

Cuando Gerda se inclinó y pasó junto a Alois, captó los ojos de Camilla.

Cuando Gerda caminaba hacia el final del pasillo donde estaba parada, ¿era ahí donde siempre iba a ir? ¿O fue porque Camilla estaba allí? En cualquier caso, se dirigió directamente a Camilla.

Y, la pasé por alto. No bajó la velocidad en absoluto mientras pasaba a Camilla, solo le reservó una mirada.

Camilla solo vio su rostro por un instante. Y de esos ojos que llevaban un odio silencioso, pero profundo.

No dijo una sola palabra. No paraba de caminar. Apenas respiraba.

Sin embargo, esos ojos por sí solos le provocaron escalofríos en la columna vertebral a Camilla.

Resentimiento, Odio, Envidia, Malicia. Ella había estado en el lado receptor de todas esas emociones y más de vuelta en la capital. A Camilla no le faltaban enemigos. Había bastantes personas que la odiaban, algunas de las cuales no intentaron ocultarlo. Estaba acostumbrada a ver las caras de la gente retorcidas de asco mientras la miraban.

Pero, la mirada que Gerda le había dado... era algo completamente distinto.

Sus altas cejas cubrían esos ojos en sombra, con solo esa oscura mirada que se asomaba del abismo.

Fue después de que los pasos de Gerda resonaron en la distancia que Alois notó a Camilla parada allí, arraigada en el lugar.

Al principio, se sorprendió, pero eso se convirtió en preocupación cuando se acercó a la inusualmente tranquila Camilla. Su enorme estructura no había cambiado mucho, pero parecía que los terremotos causados por sus pasos ya no sacudían tanto el suelo bajo sus pies.

Definitivamente estaba más tranquilo que antes, pero Camilla no lo notó. Todavía sentía ese escalofrío que le agarraba el pecho.

"Camilla, ¿hace mucho que estás ahí? ¿Quizás viste esa vergüenza..."

"Ah, no."

Camilla levantó la cara con un sobresalto.

Antes de que se diera cuenta de lo que estaba pasando, Alois se paró frente a ella.

Recientemente, a pesar de que su enorme cuerpo sigue igualando su reputación, tenía problemas para adaptarse adecuadamente a su ropa normal. Así que, gracias a la ropa nueva que se le había confeccionado, tuvo una impresión ligeramente refrescante.

Desafortunadamente, Camilla no pudo notar la diferencia en el cambio de gigantesco a enorme. La única razón por la que los sirvientes de la casa se dieron cuenta fue que habían pasado años viviendo y trabajando alrededor de Alois. Mientras tanto, su cara roja se estaba pudriendo aún más que antes, con la piel hinchada alrededor de sus ojos haciendo que se viera más como un sapo de lo normal. Para Camilla, él todavía estaba lejos de su ideal.

Esa cara de viruela de Alois se movió mientras hacía una mueca de dolor como si algo le preocupase.

"Estoy profundamente en deuda con Gerda por todo lo que hace, ya que ha estado manejando las tareas diarias de organizar a los sirvientes en la mansión durante mucho tiempo.... Es desafortunado que ella tenga ese lado."

Mientras Alois decía esto, Camilla finalmente soltó el aliento que estaba aguantando. Gracias a la sorpresa de que él apareciera repentinamente ante ella, y a esa lamentable observación suya, ella finalmente había logrado recuperar algo de su calma.

- Solo me miró un momento.

También era una mera sirvienta.

- Entonces, ¿por qué reaccioné como un cervatillo asustadizo?

Su nueva calma no tardó mucho en dar paso a la ira. Cuando los ojos de Gerda estaban lejos, ese miedo que sintió de repente parecía ilusorio. Se sintió tonta por estar siempre acobardada por la mirada de una sirvienta de mediana edad. Como estaba en la mansión de Alois como huésped, aunque fuera extraña, Camilla debería tener un rango social mucho más alto que alguien como ella. ¿Por qué debería estar asustada de esa manera?

"Lord Alois, ¿quién es esa Gerda?"

De repente, rodeando a Alois con bastante asertividad, Camilla le hizo esa pregunta.

"No quiero creerlo, pero ¿es posible que sea otro miembro de la familia Ende?"

No parecía haber escasez de gente de la familia Ende en esta mansión. Como el Montchat y el Ende estaban tan estrechamente entrelazados, se podía encontrar a miembros de este último trabajando en todo tipo de puestos en esta mansión. Hombre o mujer, parecían estar en todos lados. En cuanto a las que tenían ese pelo rubio característico de Ende, eran cuatro, aunque ella sabía que no estaban en su contra.

El color natural del cabello de Gerda no era rubio, sino marrón oscuro. También tenía una expresión facial aguda, en contraste con las habituales caras 'lindas' de la familia Ende. Sin embargo, a juzgar por su forma de hablar, parecía tener algo de afinidad por ellos. ¿Hablaba como jefa de la familia Montchat cuando enfatizaba la relación entre ellos y el Ende o hablaba como alguien que tenía una relación con esa familia?

Mientras los pensamientos de Camilla corrían, Alois simplemente agitó la cabeza.

"No, no es miembro de la Casa de Ende. Aunque, su familia ha estado involucrada con la nuestra por tanto tiempo...."

Las palabras de Alois se calmaron mientras hablaba. ¿En qué estaba pensando? Miró a los ojos de Camilla, su propia mirada preocupada mientras parpadeaba.

"Camilla".

"¿Qué.... qué pasa?"

Camilla estaba un poco sorprendido por su repentina seriedad. Mientras Camilla retrocedía un paso, Alois continuó hablando.

"¿Por qué no te ponemos a estudiar un poco? Sobre la familia Montchat, y sobre la historia de esta tierra."

No, gracias.

Aprender sobre la casa con la que te vas a casar es algo que se espera de una mujer noble.

Después de todo, se convertirían en la señora de esa casa. Si no sabías de la historia, las tradiciones y las circunstancias actuales de la familia y las tierras de tu esposo, ¿cómo podrías esperar ser una buena esposa?

Sin embargo, hasta ese momento, Camilla no sabía mucho sobre la familia Montchat. Alois tampoco la obligó a aprender nada.

Eso fue porque, de la misma manera, tampoco tenía intención de obligar a Camilla a casarse. Mientras ella estaba aquí oficialmente como candidata al matrimonio, Alois la había tratado como invitada. Si no se iban a unir, no tenía sentido que aprendiera nada.

Pero, recientemente, la actitud de Alois había cambiado. Había empezado a ver a Camilla de otra manera después de la pelea en Grenze y el incidente con Nicole.

Era como si realmente reconociera a Camilla, y en lugar de tratarla como una mera invitada... Él quería tratarla por la razón por la que ella vino en primer lugar. Eso es lo que parece.

Cuando dijo que le gustaría que ella estudiara, así lo interpretó.

Por eso Camilla encontró la idea tan desagradable.

- Todavía necesito más tiempo.

Solo habían pasado cuatro meses desde que se le rompió el corazón y fue exiliada de la capital. En cierto modo, ya había pasado bastante tiempo.

Pero, comparado con los años que Camilla pasó amando a ese hombre, no fue más que un instante.

 

Anterior  Índice  Siguiente

 

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 3- Capitulo 1

Show preview
Volumen 3 Capitulo 1 La hija del conde Storm, Camilla Storm, es una mujer horrible. Ella había infligido un sinnúmero de problemas a la hija de un barón llamada Liselotte. Usando sus artimañas, había atrapado a los inocentes. Una vez que ponía

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 3- Capitulo 3

Show preview
Volumen 3 Capitulo 3 Como se ha dicho antes, los Montchat son una rama de la familia real de Sonnenlicht. Hace varios cientos de años, el hermano del Rey en ese momento comenzó la colonización del territorio de Mohnton. Despejó y cultivó los

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Artemisa activado :

Gracias por la traducción, estaba extenso el capítulo, me encantó, cuando se trata de esta novela, ni mucho es suficiente es solo un instante

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options