Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 3- Capitulo 10

Volumen 3

Capitulo 10

Podía sentir las yemas de sus dedos sumergidas en agua fría.

¿Había aterrizado de espaldas? Un dolor sordo le dolía la columna vertebral. Incluso cuando abrió los ojos un poco, sus alrededores estaban tan oscuros que parecía como si aún estuvieran cerrados. Pero todavía podía sentir el miasma denso en su piel.

Camilla se quedó quieta, parpadeando en la oscuridad. Entonces, de repente, se sacudió vigorosamente.

- ¿¡Dónde estoy...!?

Sus pies estaban fríos y entumecidos. La parte de atrás de su vestido se sentía mojada ahora que ella también se había levantado. En realidad, podía sentir que todo su cuerpo estaba empapado. Pero, en realidad no era agua. En lo que había caído era en algo más cercano a un pantano... Y le dolía sólo tocarlo. Era como un pantano lleno de miasma licuado.

El miasma se liberaba generalmente como una especie de gas, viajando en el aire. Pero cuando el miasma ha alcanzado un nivel de densidad muy alto, se licua. Cuando esta licuefacción se solidifica en puro poder mágico, así es como se crea un manastone.

En otras palabras, se trataba de una vena de manastone, un lugar desde el cual tanto el miasma como las manastones saltaron a la vida.

- No era una mentira decir que se había marchitado un poco.

Aunque las manastones se hubieran secado, este lugar seguía siendo rico en miasma. Si se dejaba solo por otro período de tiempo, el miasma se volvería aún más denso y comenzaría a formar manastones de nuevo de forma natural. Si aquí se volvieran a formar manastones, esto también iría acompañado de reacciones naturales violentas.

- Así que tenía razón, después de todo.

No se equivocó cuando dijo que todos deberían haber escapado al bosque. Mientras pensaba eso, Camilla sintió una sensación de autosatisfacción. En ese sentido, ¿qué les había pasado a los demás? Había mucha gente en esa calle.

"¡Nicole! ¿¡Alguien!? ¿Hay alguien ahí?"

Arrastrándose a través del miasma que le picaba dolorosamente la piel, Camilla gritó en la oscuridad. En vez de escuchar a alguien llamándola, lo único que podía oír era otro retumbar en la distancia. Las explosiones de la vena de Manastone no deben haber cesado todavía.

Estaba tan oscuro que apenas podía distinguir sus manos frente a ella. Camilla se revolcó en ese abismo, barriendo sus brazos delante de ella como si estuviera buscando algo.

¿"Nicole!"?

Cuando las puntas de sus dedos tocaron algo suave, Camilla levantó la voz. Se sentía como si hubiera tocado a una persona. Mientras seguía tocándolo, sintió un silencioso gemido desde debajo de sus dedos. ¿Estaba tocando la cara de alguien? Dio una pequeña bofetada a la mejilla de la persona para intentar despertarla, pero cuando quienquiera que estuviera debajo de ella se despertó, le dio una bofetada a esa mano.

"Para... ¿Dónde es esto?"

Camilla frunció el ceño cuando escuchó esa voz. Ya lo había oído antes, pero la persona frente a ella hablaba con un tono más agudo que Nicole. Su voz era bastante baja también para ser mujer.

"¿Quién está ahí?"

"Eso es lo que quería preguntarle."

Naturalmente.

Camilla había caído profundamente bajo tierra cuando el suelo se derrumbó. Había charcos de miasma licuado por todas partes, así como lo que parecían túneles que salían de la caverna en la que se encontraban.

No podía ver de dónde habían caído. Como habían caído de la superficie, pensó que al menos podría ver algún rastro de luz, pero no había ni rastro del cielo. O bien cayeron mucho más profundo de lo que ella se imaginaba o el miasma que había sobre la cabeza era tan espeso que borró la ciudad de arriba.

Alrededor de ella había gente que había caído a través de la tierra exactamente de la misma manera. Aunque algunos tenían heridas leves, no había nadie que hubiera muerto o incluso herido tan gravemente que no pudieran moverse.

Eso tuvo que ser debido a los densos charcos de miasma. Aunque no parezcan particularmente profundos, deben haber mitigado bastante el impacto de la caída.

Como todavía quedaban bastantes personas en el suelo, Camilla y la mujer a la que había despertado se separaron para ayudar a los demás. Nicole también había quedado atrapada en el colapso. Cuando Nicole se despertó en un charco de miasma, entró en pánico y sus energías mágicas se desbocaron, pero se las arregló para calmarse después de un rato. Aterrorizada de que volviera a perder el control, estaba sentada tranquilamente en un rincón de la caverna, abrazando sus rodillas.

Por otro lado, esta otra chica no estaba en absoluto callada.

"¡Si me hubiese soltado la mano, esto no habría pasado!"

La criada que había intentado escapar a la plaza seguía culpando a Camilla. De hecho, era la chica a la que Camilla había despertado antes. Habían aguantado mientras ayudaban a todos los demás que habían caído, pero ahora que todos habían sido tenidos en cuenta, esa obligación había desaparecido.

A decir verdad, lo que dijo la chica no estuvo del todo mal.

"¡Porque no me dejó ir, no pude escapar! ¡Es por su culpa que estoy atrapado en un lugar como éste!"

Mientras ella gritaba enfadada, hubo otra explosión que resonó. La sensación de que los sonidos se acercaban cada vez más llenó a la sirvienta de temor al gritar.

La gente que los rodeaba también se veía cada vez más asustada. Si las explosiones continuaban así, ¿qué sería de ellas? Especialmente por lo fuerte que era el miasma a su alrededor.

"¿Cómo se va a hacerse responsable de esto? A este paso, todos seremos enterrados vivos".

Extendiendo las manos, indicó a la gente del pueblo que estaba en pánico a su alrededor. Camilla miró las caras de la gente que había caído bajo tierra.

Sus ojos se habían acostumbrado a la oscuridad, por lo que podía ver los vagos contornos de la gente del pueblo que la rodeaba. La mayoría de ellos eran mujeres, niños o ancianos. Había gente del pueblo y algunas de las sirvientas que trabajaban en la mansión. Sin mencionar a Martha y sus dos sirvientes.

"...no tenemos otra opción que esperar a un equipo de rescate de la superficie."

Uno de los sirvientes lo dijo con una voz casi desesperada.

"Tampoco podríamos romper ninguna manastona para liberar su poder mágico. Como puede ver, estas venas se han marchitado, no hay manastones en ninguna parte".

Era una forma clásica de señalar la angustia que los mineros habían usado en el pasado. Al liberar una gran cantidad de energía mágica, un usuario mágico en la superficie puede determinar su posición. Por lo general, los mineros causan esto rompiendo una manastona.

Otra forma, por supuesto, era a través de la propia energía mágica de una persona. Aunque si no tuvieran suficiente poder mágico para alertar a alguien en la superficie, no tendría sentido.

El sirviente miró a todo el mundo mientras continuaba.

"Alguien con suficiente poder mágico para que alguien en la superficie pudiera sentirlo, ¿hay alguien así aquí?"

"Por supuesto que no."

Una mujer de mediana edad respondió inmediatamente. Incluso en la oscuridad, se podía ver que los pequeños contornos a su lado eran niños llorando.

"Todos los que tienen un fuerte poder mágico trabajan en las minas. No habría nadie con esa fuerza holgazaneando durante el día. Es lo mismo para todos los demás hombres".

La mujer habló como si eso fuera natural. Pero, había algo extraño en eso.

"Pero, Lord Alois me dijo que pidió que se detuvieran las operaciones mineras..."

A medida que el miasma se hacía más y más fuerte, Alois dijo que había pedido una parada inmediata en las minas de Grenze y Einst como medida de seguridad.

Sin embargo, había algo de lo que aún no se había dado cuenta, y Camilla solo pudo fruncir el ceño cuando finalmente lo pensó.

Grenze y Einst, ambas ciudades que debieron su prosperidad a la minería. Si una de las ciudades paraba la producción, la otra tenía la oportunidad de dar un empujón a la competencia. Así que, eso es lo que Einst había hecho.

"Esta ciudad depende de la minería. ¿Cómo es posible que nos detengamos?"

Fue Marta, agachada en la oscuridad, quien le respondió en voz baja. Un desastre como este debe haber afectado a sus viejos huesos y parecía exhausta.

"A diferencia de Grenze, la minería es todo lo que tiene esta ciudad. Pedirnos que paremos es lo mismo que pedirnos que dejemos de vivir. ¿Cuánto tiempo se esperaba que paráramos? El miasma siempre ha sido espeso por estos lugares. Sin embargo, quería que nos detuviéramos hasta que el miasma se hubiera despejado por completo?"

"¡Lord Alois te ordenó que te detuvieras porque el miasma estaba fuera de lo común!"

"¿Cómo puede alguien que pasa toda su vida en la capital saber lo que está o no fuera de lo común aquí? Nosotros somos los que vivimos en esta ciudad. Así que nosotros somos los que sabemos más".

"¿Cómo puedes decir que eres más sensato en un estado tan lamentable como este?"

" Diga lo que quiera. Siempre hemos vivido en esta ciudad. Así que si nos equivocamos, entonces moriremos".

Con eso, Martha apartó la mirada de Camilla. Como si decir eso fuera su última palabra al respecto.

- Ella ha vivido mucho tiempo.... ¿¡Así que cree que puede decir lo que quiera!? De hecho, ¿no estaba Lord Alois en lo cierto desde el principio?

Sin embargo, quienquiera que estuviera en lo correcto o en lo incorrecto no importaba. Las palabras de un forastero no tenían sentido, solo la historia y la tradición tenían valor aquí.

- Totalmente estúpido!

Tanto si el principal factor impulsor era su aversión a Alois como su rivalidad con el Grenze, el hecho era que se habían puesto en un peligro extraordinario. Cada vez que las explosiones retumbaban, sonaban cada vez más cerca, a la par de los gritos cada vez más fuertes de los niños y de los susurros nerviosos. A su lado, oyó a alguien susurrar:'No quiero morir'.

Aunque ella trató de mantener esa fuerte voz que ella le estaba enseñando, el miedo había empezado a estremecer el discurso de la criada que había peleado con Camilla antes. Tal vez, hasta Martha era lo mismo. ¿Estaba agachada para ocultar su cara, para que los demás no vieran el miedo?

- Así que tienen sentimientos, después de todo.

Incluso si actuaban como soldados de juguete, incluso si sus caras eran como máscaras de porcelana, querían desesperadamente aferrarse a la vida en una situación como esta. Querían ser salvados. Eran personas llenas de sentimientos y de vida.

Pero, ninguno de ellos podía moverse. Era como si estuvieran todos enredados en su educación, esperando que alguien se hiciera cargo y les diera una orden.

Mientras Camilla enrollaba sus manos en puños, escuchó otra explosión retumbante.

Sonaba cada vez más cerca. Las paredes temblaban, y parte de la roca se desprendía. Antes de que el sonido de las rocas que se desmoronaban hubiese terminado, ella escuchó otra explosión, aún más cercana.

"...Señora, creo...tenemos que irnos."

Nicole, que estaba sentada sola en el rincón cuando la vio por última vez, susurró en voz baja al oído de Camilla. Estaba tan asustada como cualquiera.

"No es solo el miasma, es la energía mágica en sí misma... Puedo sentir que se acerca. Este lugar no es seguro".

"...Nicole, tú entiendes esas cosas, ¿verdad?"

Mientras Camilla le preguntaba eso, Nicole asintió sin mucha convicción.

Con fuertes poderes mágicos como los suyos, era sensible a las fluctuaciones del miasma en el aire. También podía sentir cosas que Camila y otros sin mucho poder mágico no podían sentir o comprender.

"Está bien, entonces."

Camilla le dio una respuesta rápida y luego inhaló todo el aire que pudo en su esbelto cuerpo.

Sin que nadie diera órdenes, era como si esta gente no pudiera moverse en absoluto. Martha, que normalmente haría ese papel, parece resignada a la muerte.

Como ese es el caso, solo había una solución.

Era el momento de que Camilla brillara.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 3- Capitulo 9

Show preview
Volumen 3 Capitulo 9 Alois dijo que si algo pasaba, corriera hacia el bosque. La razón fue por los cimientos de esta ciudad. Desde que la ciudad de Einst fue construida sobre un pantano saneado, estaba rodeada de pantanos que habían sido uti

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 3- Capitulo 11

Show preview
Volumen 3 Capitulo 11 " ¡Quiere que nos vayamos de aquí!" La criada levantó su temblorosa voz. "¿¡Y a dónde, exactamente!? ¿Cómo quiere que nos movamos en la oscuridad cuando tenemos heridos y ancianos aquí?" "La parte importante no es ha

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Artemisa activado :

- Así que tienen sentimientos, después de todo.
Vamos Camila, gracias por el esfuerzo

Rodrigo activado :

Eso Cami tu demuéstrales quien manda.
Gracias por la traducción.

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options