Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4- Capitulo 3

Volumen 4(1)

Capitulo 3

Klaus Lörrich.

El hijo mayor de la familia del barón de Lörrich, el hombre del que Günter le había hablado a Camilla, el `Diablo saltador'.

Tenía veinte años de edad. Debido a su buen aspecto y a su naturaleza tranquila, así como a sus antecedentes acomodados, era muy popular entre las mujeres jóvenes que trabajaban en la mansión. Sin embargo, como la única razón por la que las mujeres llegaban a las profundidades de la cocina antes de que llegara Camilla era para buscarlo, los demás cocineros lo detestaban como a una serpiente en la cuna.

Pero no importaba cuánto se escabullía del trabajo para perseguir faldas, los otros cocineros no podían expresar abiertamente su descontento con él.

Había tres razones para ello.

El primero fue que era el hijo mayor del barón Lörrich.

Cuando se trataba de los sirvientes que servían directamente en la casa de Montchat, muchos de ellos estaban vinculados a esas tres poderosas familias fundadoras. Y por supuesto, la influencia de esas familias era muy profunda en estas tierras. Para decirlo de forma sencilla, elegir una pelea con el hombre que algún día podría convertirse en el jefe de la familia Lörrich sería una catástrofe.

La segunda razón fue que el hombre era un genio.

Nadie en esa cocina podría igualar su habilidad. Ni siquiera Günter podía competir con él cuando se trataba de repostería. No importa cuánto tiempo pase sin ir al trabajo o jugando con chicas, esa impresionante habilidad suya no se desvaneció en absoluto. En comparación con los otros cocineros que se dedicaban todo el día a su oficio, Klaus sólo necesitaba pasar unas horas en la cocina para igualar su rendimiento.

Su cocina, por supuesto, era excelente. Además, la presentación de sus platos era tan bella y sin esfuerzo que hería el ego de cualquiera que tuviera que alinear su comida junto a la suya.

Por último, Alois lo favoreció.

Los rumores que todos habían oído sobre Klaus, el hijo pródigo de la familia Lörrich, eran que su padre se había cansado de su actitud y lo había echado de la casa, pero no lo había desheredado por ley. Por lo tanto, antes de que Klaus abandonara las tierras de Mohnton, como era su intención, Alois consiguió convencerlo de que trabajara para la familia Montchat.

Incluso después de haber sido llevado a la casa de Montchat, Klaus continuó con su actitud irreverente y tampoco mostró ningún respeto por Alois, pero a Alois nunca pareció importarle. No importaba cuánta gente le hablaba al oído sobre la increíble actitud de Klaus, Alois lo mantenía en su trabajo.

¿Fue puramente porque era adicto al sabor de los pasteles y dulces de Klaus? Ese era el rumor que circulaba, al menos.

En la parte superior de las galletas que Klaus había horneado, éstas estaban decoradas con un glaseado hecho de claras de huevo y azúcar.

Rojo, azul, blanco y amarillo. Dibujó pétalos de colores vibrantes, superponiendo los colores en un contraste perfecto. Los pétalos fueron trazados sobre las galletas en maravillosas capas multicolores que las hacían parecer flores reales.

En lugar de ser un repostero adornando una delicia horneada, se parecía más a un artista pintando sobre un lienzo. Hasta el más mínimo detalle se expresaba exquisitamente con un color intenso.

"Hermoso, ¿eh?"

Atrapando a Camilla con la mirada atónita ante su trabajo, Klaus sonrió. Con una sonrisa jactanciosa en la cara, levantó una galleta decorada con flores blancas inmaculadas.

"Esta es una de las especialidades de Blume. La flor de Sehnsucht, ¿has oído hablar de ella?"

"Para nada."

Mirando de cerca, esas flores blancas estaban mezcladas con un ligero toque de rojo. Los pétalos eran delgados y redondeados en los extremos. Emitieron una hermosa pero frágil impresión.

Nunca le había gustado mucho ver flores, ni siquiera en la capital. Por supuesto, tampoco había cambiado mucho después de que ella fuera exiliada a Mohnton.

"Cuando llega la primavera, florecen y se utilizan en todo tipo de perfumes. Sehnsucht, la flor del deseo. Así que te daré esto a ti, la que tiene el mismo hermoso cabello negro".

Al decirlo, Klaus apretó la galleta en sus manos sin darle un momento para responder.

Mirando la galleta que estaba adornada con flores intrincadamente detalladas a pesar de ser más pequeña que la palma de su mano, Camilla frunció el ceño.

- ¿Cómo pudo hacer algo así?

No le importaban mucho los modales de Klaus, pero no podía negar que su talento era la verdadera razón. Viéndolo en persona, podía entender por qué nadie discutía sobre su habilidad. Pero por muy buena que fuera su técnica, su carácter no coincidía en absoluto.

Aparentemente, estas galletas estaban siendo horneadas para Alois.

Cuando se le ocurría de vez en cuando, cocinaba cosas como ésta para Alois. Por lo general, eran dulces de colores vivos como estos.

Siempre que Klaus trabajaba, no podía evitar llamar la atención de todos los demás en la cocina. Como si estuvieran buscando el secreto de su genio para usurparlo, esos ambiciosos cocineros vigilarían cada uno de sus movimientos mientras él manejaba su oficio.

Pero a Klaus no le importaban sus miradas persistentes. Si querían robar su habilidad, que lo intenten todo lo que quieran. Con una sonrisa en los labios, alineó las galletas que había decorado fila por fila en un plato hondo.

"Y ahora, para el toque final…"

Mirando el plato lleno de todas las galletas, menos la que Camila tenía en la mano, dispuesta como un campo de flores, la sonrisa de Klaus se hizo aún más amplia.

Tomando la botella de jarabe de arce que llevaba en la mano, desenroscó suavemente la tapa y vertió su contenido sobre las galletas, profanando la escena de la belleza floral. El almíbar dorado ahogó el color vibrante de las flores mientras se hundían en su dulzura abrumadoramente gota a gota.

Klaus se rió burlonamente, sus ojos entrecerrados.

"¡Ahí vamos, comida para un cerdo en un abrir y cerrar de ojos!"

Instintivamente, Camilla tiró la galleta que tenía en la encimera con furia.

"¿Qué acabas de decir...?"

La galleta se rompió en pedazos, ese hermoso patrón floral se rompió. No se arrepintió de haberlo hecho. Ahora mismo, a ella no le importaba esa cosa de aspecto encantador.

"Ahora mismo, ¿qué has dicho?"

"Oh, ¿estás molesta?"

Mientras Camilla lo miraba con furia, Klaus se encogió de hombros como si no hubiera esperado en absoluto su reacción. Pero sus manos no dejaron de moverse. Después de vaciar el contenido de la botella de jarabe de arce sobre las galletas, tomó un frasco de azúcar y comenzó a espolvorear su contenido por toda la parte superior.

"Así son las cosas. ¿Qué otra cosa, aparte de un cerdo, comería algo así? ¿Te gustaría comerlo alguna vez?"

"¿No es esa la comida que tu amo va a comer?"

"¿Y qué? Este asqueroso abrevadero de azúcar no se volverá delicioso de repente sólo porque mi amo lo esté comiendo. Además, aunque tenga que llamarlo 'amo', todavía lo odio".

"¿¡Odio!? Pero... ¿no es esto sólo por la tradición Montchat?"

El maestro de la familia Montchat siempre tendrá la mejor comida. Y para ellos, la mejor comida estaba llena de todo tipo de lujos, es decir, toda clase de grasas, azúcares y aceites.

Eso es lo que tanto Alois como Gerda le habían dicho. Camilla siempre había pensado que era "extraño" para ella, pero....

Si Camilla seguía siendo la misma que cuando llegó, podría haber estado de acuerdo con las palabras de Klaus. De hecho, si sólo hablaban de la "comida" que tenían delante, los pensamientos de Camilla seguían siendo los mismos. La comida que Alois consumía era increíblemente grotesca para ella. Mucho más que Camilla no queriendo comerla ella misma, pensaba que no era apta para los seres humanos en absoluto.

- Entonces, ¿por qué estoy tan enfadada?

"Pero, no soy parte de la Montchat..."

Las palabras de Klaus fueron cortadas a mitad de la frase con un ruido sordo.

Desde lo alto, un puñetazo le dio en la cabeza.

"Callate ya."

"Ouuuuch.... Tómalo con calma, jefe de cocina."

Günter no le dijo nada al alegato de Klaus. Amenazándolo con su puño levantado de nuevo, se volvió hacia Camilla.

"Deberías irte por hoy."

"¿¡Yo!? ¿No debería ser ese tipo grosero el que se fuera?"

"No necesito a alguien que pase más tiempo gritando que trabajando en mi cocina. Puedo decir que hoy también estás mal de la cabeza. Puedes volver cuando te hayas enfriado un poco".

"¡Pero él fue el que me hizo enojar!"

Mientras ella señalaba a Klaus con un dedo indignada, el culpable le hizo un gesto con la mano con una sonrisa en la cara. Era como si dijera au revoir.

"El hecho es que tú eres la que perdió los estribos. De todos modos, tómate un respiro y cálmate. No importa cuánto grites y chilles, sólo entra por un oído y sale por el otro con ese tipo".

Camilla se mordió el labio inferior con enojo. Günter parecía decidido a que Camilla se fuera por ahora.

Era cierto que Camilla era la que estaba perturbando el lugar de trabajo en este momento. Ninguno de los otros cocineros parecía compartir su enojo por la falta de respeto a Alois de esa manera. Es como si ya hubieran aceptado que Klaus es así.

Incluso si está mal, es sólo Klaus siendo Klaus.

- ¡Si tanto quieres que me vaya, que así sea!

Camilla trató de frenar su frustración mientras levantaba sus manos en puños. Al girar su talón para irse enfadada, escuchó una voz burlona gritar detrás de ella.

"Más tarde... La próxima vez que vengas, te enseñaré a hacer dulces".

"¡No voy a hacer nada de eso!"

"¿Por qué no? Si soy yo quien enseña, serás un prodigio en poco tiempo. ¿No tienes a alguien que quieras que coma la comida que preparas? Tienes que llegar a un tipo a través de su estómago, ¿sabes? No me importaría ser ese tipo, tampoco."

En su última línea, Camilla se dio la vuelta y frunció el ceño ante el sonriente Klaus.

"Hay alguien a quien me gustaría que comiera mi comida."

Ese no era Klaus, por supuesto. Tampoco fue Alois.

Sí, ni siquiera Alois.

Sólo había una persona en su mente, que nunca había cambiado.

"Por lo tanto, no haré ningún dulce."

Dejando esa línea colgando en el aire, Camilla le dio la espalda una vez más a Klaus y salió de la cocina.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4 - Capitulo 2

Show preview
Volumen 4 Capitulo 2 Habían pasado más de siete meses desde que Camilla llegó al Ducado de Mohnton. La tierra estaba ahora languideciendo en las verdaderas profundidades de la temporada de invierno. Mohnton, situado en la parte más septentrional

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4 - Capitulo 4

Show preview
Volumen 4 Capitulo 4 "Oh, ¿entonces conociste a Klaus?" Camilla se dirigió directamente desde la cocina hasta Alois, donde sus quejas fueron recibidas con una mueca de dolor. Alois estaba en su oficina, enterrado hasta el cuello en una monta

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Artemisa activado :

Porqueeee ni siquiera Alois que triste, pero por algo se empieza ya sabemos que no le agrada que insulten a Alois mira no más el rumbo que tomo estoy segura que tarde o temprano habrá celos o disturbios entre Camila, Alois y Klaus, estoy segura que Alois se enfadara con Klaus juajaja me encanta esto, de verdad me da tristeza imagino la comida es para el principe Julián, pero con tan solo anhelar que a Alois sea el último que se la quiera preparar se me pasa, gracias por la traducción ❤️

Mari activado :

Se refiere a Julian?

Pero no estoy tan segura de que sea bajo la creencia de que 'el amor llega por el estomago'.

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options