Skip to content

Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4 - Capitulo 4

Volumen 4(1)

Capitulo 4

"Oh, ¿entonces conociste a Klaus?"

Camilla se dirigió directamente desde la cocina hasta Alois, donde sus quejas fueron recibidas con una mueca de dolor.

Alois estaba en su oficina, enterrado hasta el cuello en una montaña de documentos mientras se encontraba sentado en su escritorio.

Pero por ahora, dejó a un lado su pluma. ¿Quién sabe si eso fue porque estaba realmente preocupado por las inquietudes de Camilla, o porque intuyó de manera práctica que ignorarla en ese estado obviamente enfurecido de ella sería una decisión muy imprudente?

La propia Camilla se sintió culpable por interrumpir a Alois, que obviamente estaba muy ocupado. Al menos, pensó que ese sentimiento era de culpabilidad. Pero incluso si se sentía culpable, ese sentimiento era secundario a su ira.

"'Oh, así que lo conociste', ¡y una mierda! ¿No oyó una palabra de lo que acabo de decirle? Llamó a su comida,'comida de cerdo', ¡Lord Alois!"

- Cerdo.

La propia Camila había maldecido a menudo al hombre que tenía delante de ella, un sapo o una rana, por su vientre redondo y su piel áspera. Aunque su posición social comparada con la de Alois no le daba margen para llamarlo así, el hombre mismo no parecía interesado en refutar sus palabras, así que no había realmente un problema.

Al menos, Camilla no lo llama cerdo. Había algo más agudo en esas palabras en comparación con la palabra " sapo ", un sentido más profundo de malicia y burla imbuido en ellas.

"¡En primer lugar, Lord Alois, ya no es usted tan cerdo! Es un poco más carnoso que una persona normal".

Habían pasado siete meses desde que conoció a Alois. Su cuello ya no estaba anillado por el exceso de barbilla, y sus ojos y boca ya no estaban oscurecidos por la grasa que se le hinchaba en la cara. Incluso su piel de sapo comenzaba a mejorar poco a poco gracias a la pomada que había traído de Einst.

Lenta y constantemente, seguramente estaba escapando de la zona de los sapos. Todo lo que quedaba era afeitar la última porción de la gordura, cincelar la carne caída de sus brazos y convertirla en músculo, escoger un nuevo vestuario, y hacer frente a ese trapeador grasiento en la parte superior de su cabeza que él tenía el descaro de llamar cabello. Entonces, tal vez, podría estar listo para hacer frente a la opinión pública. Su piel seguía siendo el mayor obstáculo, pero eso podía ser salvado mediante el uso generoso del maquillaje.

"Muchas gracias.... Espera, ¿debería agradecértelo?"

Alois siempre se burlaba de sí mismo, pero esta vez se reía a carcajadas. ¿Fue la razón por la que no se lastimó porque había empezado a entender quién era Camilla?

No.…

"¿Por qué le parece bien?"

Si realmente entendiera a Camilla, no se habría reído.

"¡No me dé las gracias! ¿No debiera sentir vergüenza de que le digan algo así? ¿¡Simplemente dejará que esto quede así!?"

Aunque Camilla había sido la que lo había dicho, ella era la única que se enojó. Pero como Alois simplemente se rió del insulto en la cara, se sintió como una tonta frustrada por sí misma, lo que, irónicamente, sólo la enfureció más.

"Las únicas personas que me dicen cosas así son tú y Klaus, ¿sabes?"

Alois se encogió de hombros mientras decía eso.

"Es un buen hombre".

"¡¿Un buen hombre?!"

¿Qué parte de él podría llamarse bueno? Camilla no pudo evitar repetirle sus palabras con incredulidad.

Es cierto que su cara no estaba nada mal. Eso sólo es más evidente cuando ella comparó esa cara con la de Alois, que ahora se sentaba frente a ella. Su cabello rizado estaba bien peinado mientras que él usaba los trajes blancos de su chef de una manera poco ortodoxa pero presentable, de alguna manera haciéndolos lucir a la moda. Es más, tenía un aire intrínsecamente elegante en la forma en que caminaba y se llevaba a sí mismo.

Por un momento fugaz, pensó que su piel clara y su forma esbelta eran una especie de vela, incluso comparándolo con el príncipe Julián.

Pero por muy buena que fuera su apariencia, esa actitud lo estropeó todo. Klaus fue grosero e irrespetuoso, sin saber cuál era su lugar.

En primer lugar, Camilla odiaba los coqueteos frívolos.

"¡No es un buen hombre en absoluto! Si tuviéramos que comparar, entonces el-"

- ¿Él?

Camilla se tragó las palabras que le siguieron.

Sintió que las pasiones que habían surgido en ella desde el momento en que volvió de la cocina se enfriaban rápidamente. Sin creer las extrañas palabras que estaban a punto de salir de su boca, Camilla parpadeó con incredulidad.

Respirando hondo y luego soltándolo, Camilla bajó los ojos. Ese silencio antinatural sólo duró unos segundos, pero se sintió como si fuera toda una vida. Después de unos momentos, Camilla continuó donde lo había dejado, su voz cambiando de tono extrañamente mientras repetía esa palabra.

"...Julian. El príncipe Julián es un hombre mucho mejor".

Apenas pensaba en la ira que sentía por Klaus.

"Lo siento por él, de repente me comparan con Su Alteza."

Alois respiró algo entre un suspiro y una risa mientras escuchaba las palabras de Camilla. Había una leve melancolía en esa expresión suya.

"Es incomparablemente superior en cuanto a personalidad y apariencia.... Y lo más importante de todo, es el hombre del que te enamoraste."

"...Sí."

Me enamoré. Ella lo amaba de verdad, pero su amor nunca dio frutos. Había sufrido un corazón roto y una severa retribución por parte del hombre al que había amado tan sinceramente.

Aún así, Camilla nunca podría olvidarlo.

Para Camilla, él era el único hombre que ella había pensado de esa manera. En aquel entonces, ahora y para siempre.

- No importa cuánto me odie, yo lo sigo queriendo.

"No hay hombre que pueda compararse con el príncipe Julián."

Diciéndolo como si se convenciera a sí misma, Camilla apretó los puños y levantó la cara.

Lo primero que vio fue a Alois. Todo el tiempo que ella había mantenido los ojos en el suelo, él debió haber estado mirándola. Camilla se veía reflejada en esos ojos rojos suyos que estaban ligeramente entrecerrados.

"Entonces, ¿lo amas de verdad?"

"Así es. Mi amor por él nunca cambiará".

"Hmm," Alois exhaló mientras se frotaba la barbilla, su expresión difícil de leer. Después de un momento de vacilación, le hizo una pregunta a Camilla sin quitarle los ojos de encima.

"¿Puedo preguntarte cómo llegaste a amarlo de la forma en que lo amas?"

Camilla frunció un poco el ceño mientras se sentía encerrada en la mirada de Alois.

Camilla y el príncipe Julián se conocieron hace unos once años.

En ese momento, Camilla sólo tenía siete años.

Su primer encuentro había sido una completa coincidencia. Sucedió cuando Camilla estaba visitando el Palacio Real junto con sus padres.

Desde el principio, Camilla siempre había sido rápida en enojarse y propensa a perder los estribos. Ese día se enfadó por una pequeña tontería y huyó de sus padres, hacia el interior del palacio.

Mientras deambulaba sola por los salones del palacio, Camilla se topó con el príncipe Julián. En ese entonces, ella no tenía idea de que el niño era un príncipe, por lo que lo había llamado sin reservas.

El príncipe Julián había estado solo. Cuando ella lo miró, se quedó impresionada por esa belleza inherente que parecía llegarle de forma tan natural. Pero, también pensó que parecía perdido en el fondo de un pozo de soledad.

Así que Camilla ofreció los bizcochos a los que se estaba aferrando, era la primera vez en su vida que hacía galletas de ese tipo.

Después de un momento de vacilación, el príncipe Julián había tomado una de esas galletas y se la había comido.

Le había dicho a esa joven que las galletas de forma torpe y ligeramente quemadas que había hecho estaban deliciosas.

Era la primera vez que alguien llamaba a su comida "deliciosa".

"...¿Eso es todo?"

Alois parpadeó, mirando a Camilla.

Sin embargo, ese fue el final de su historia.

En su mente, Camilla le había dicho exactamente lo que había pedido.

"Eso es todo."

dijo Camilla. Sorprendida por la fuerza con la que dijo esas palabras, los ojos de Alois se abrieron de par en par.

Esos ojos sorprendidos de su mirada mantenían la mirada de Camila, mientras que Camila creía que era consciente de lo que le sorprendía tanto.

"¿Qué pasa, tiene algún problema?"

Obviamente estaba irritada, su voz temblando un poco mientras intentaba suprimirla.

Camilla podía sentir que su cara se ponía roja. Sus manos ya estaban cerradas en puños mientras miraba a Alois, retándole a decir una palabra.

Para su disgusto, podía sentir algo en el rabillo de sus ojos. Cuanto más se mordió el labio, tratando de morder esos sentimientos, más frustrada se sentía.

Vergüenza, ira y un dolor sordo resonaron por su pecho. Ella se arrepintió de haber sacado el tema. Aquellos sentimientos de amor desamparados que ella nunca pudo dejar de lado se arremolinaron como una tormenta viciosa dentro de ella.

Así, Camilla había amado al príncipe Julián durante más de diez años.

¿Qué hay de malo en eso?

Hasta ahora, Camilla nunca le había contado a nadie lo que había pasado ese día. No se lo había dicho a Teresa, por supuesto, pero tampoco se lo había dicho a sus padres o a sus amigos.

Sabía que se reirían de ella por la importancia que le daba a esa nimiedad, burlándose de cómo se sentía. ¿Cómo puedes amar a alguien por una razón tan tonta? Se habrían burlado, sin tener en cuenta los sentimientos de Camilla. Pero no importa lo trivial o tonto que otras personas pensaran que era, Camilla lo seguía queriendo.

Es posible que algunas de las personas que la rodean la hayan escuchado y tomado en serio sus sentimientos. Sin embargo, Camilla aún temía que la gente lo supiera.

Camilla no quería que se rieran de ella en el momento más importante de su vida.

"No."

Mientras Camilla lo miraba con los ojos ligeramente temblorosos, Alois agitó la cabeza.

"Sólo me sentí un poco celoso, eso es todo."

"¿Celoso, dijo?"

Camilla frunció el ceño escépticamente ante Alois, quien asintió con la cabeza. Sus ojos rojos brillaban intensamente, sin vacilar en absoluto mientras miraba a Camilla.

"Si yo estuviera en su lugar, habría dicho lo mismo. Por eso estaba un poco celoso de Su Alteza por haberte conocido en ese entonces".

Alois no se rió ni se burló de ella.

Dijo eso con una cara tranquila y seria, su voz sonando con un timbre honesto.

Anterior  Índice  Siguiente

Referencias

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4 - Capitulo 5

Show preview
Volumen 4 Capitulo 5 "¿Oho? Parece que hoy estás de buen humor". Al día siguiente, esa voz coqueta volvió a llamar a Camilla en la cocina. Era la hora en que los cocineros estaban comprando productos o tomando sus descansos, así que Camilla se

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai. Vol 4- Capitulo 3

Show preview
Volumen 4 Capitulo 3 Klaus Lörrich. El hijo mayor de la familia del barón de Lörrich, el hombre del que Günter le había hablado a Camilla, el `Diablo saltador'. Tenía veinte años de edad. Debido a su buen aspecto y a su naturaleza tranquila,

Gato Traducciones activado : Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai

Show preview
Akuyaku Reijou wa Danna-sama wo Yasesasetai Titulo en ingles: The Villainess Wants to Slim Down Her Husband Autor: Haiaka Artista: Kurodeko Traducción Jap-Ingles: Mistake Were Made Traducción Ingles-Esp: Gato Traducciones Sinop

Comentarios

Mostrar comentarios como Plano | Hilos

Rodrigo activado :

Genial gracias por el capítulo me está enganchando más y más

Artemisa activado :

No me duele, me quema, me lastima

Mari activado :

Porque debe ser tan doloroso....

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.
Direcciones e-mail no serán mostradas y sólo serán utilizadas para notificaciones a través de esa vía
Form options